•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Criticado por su apuesta por gente de la línea dura, el presidente electo de EE.UU. Donald Trump, hizo ayer un guiño al ala moderada del Partido Republicano, escenificando una reconciliación con Mitt Romney.

El que fuera candidato a la Casa Blanca en 2012 se convirtió durante la campaña de este año en uno de los mayores críticos de Trump dentro de las filas republicanas, pero hoy no dudó en acudir a la llamada del próximo presidente y ofrecer una imagen de unión.

Trump y Romney se reunieron durante algo más de una hora en una propiedad que el magnate neoyorquino tiene en Nueva Jersey y discutieron principalmente de asuntos exteriores.

“Tuvimos una conversación de alcance sobre los varios escenarios del mundo donde hay intereses significativos de Estados Unidos”, dijo Romney a los periodistas tras el encuentro.

En unas breves declaraciones, el exgobernador de Massachusetts explicó que intercambió opiniones con Trump sobre esos asuntos y calificó la discusión como “profunda”.

“Agradezco la oportunidad de hablar con el presidente electo y espero ansiosamente a la próxima Administración y las cosas que va a hacer”, señaló, mientras que Trump se limitó a decir a los periodistas que la reunión fue “genial”.

Romney rechazó responder a las preguntas sobre la posibilidad de que asuma un puesto en el Gobierno, en medio de especulaciones sobre la opción de que Trump le ofrezca la Secretaría de Estado, un cargo que siempre ha atraído al dirigente republicano.

Para algunos analistas, la elección de Romney como jefe de la diplomacia permitiría al presidente electo contar con una voz que modere la influencia de los “halcones” que ha elegido para varios puestos clave.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus