•   Haifa, Israel  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Decenas de miles de personas fueron evacuadas el jueves en Haifa, tercera ciudad de Israel, debido a unos incendios que azotan el país desde hace tres días y cuya causa, según sospechan las autoridades, podría ser intencionada, motivada por razones políticas.

Barrios enteros de la ciudad costera, envuelta en una espesa humareda, escuelas, una universidad y prisiones fueron evacuados.

"En total, hemos tenido que evacuar a 60.000 personas, algo sin precedente en Haifa", dijo Yona Yahav, alcalde de esta ciudad mixta, árabe y judía, de unos 280.000 habitantes, que en 2010 ya se vio arrasada por un incendio que dejó 44 muertos.

Los servicios de rescate dieron cuenta de 95 hospitalizaciones en todo el país, de las cuales 65 en Haifa, la mayoría por problemas respiratorios leves.

Yael Hame, vecina del barrio de Romema, uno de los más afectados, contó que el humo la obligó a dejar su casa, de la que salió con todos sus efectos personales para irse con su familia fuera de la ciudad. Localización del incendio

"Toda la calle de delante de mi casa estaba bloqueada por los coches. Las llamas superaban las torres de 20 pisos. Era espantoso y, con el humo, no veíamos nada", contó.

Algunos residentes cargaron sus cosas en carritos de supermercado para huir del lugar mientras que decenas de bomberos, policías y socorristas trabajan en las calles, ayudados de numerosos voluntarios.

El ejército, en alerta 

Algunos habitantes trataban de contener las llamas con sus mangueras. En el aire, pequeños aviones trataban de apagar el fuego, sin mucho éxito.

Los socorristas trabajaban puerta a puerta para evacuar a las personas mayores. Decenas de personas llenaban los centros de acogida.

El ejército anunció haber desplegado dos batallones y llamó a los reservistas para que ayudaran a bomberos y policías.

Se localizaron varios focos en Haifa, lo que reforzaba la hipótesis de que algunos fuegos fueron intencionados. Se registraron otros incendios en los alrededores de Jerusalén, en Modiin (centro), pero también en Talmon, una colonia israelí de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel.

Los incendios asolan el centro y el norte del país desde hace tres días, a causa de varios incendios forestales propiciados por la gran sequía de los últimos meses y por los fuertes vientos. Por el momento no se lamentan muertos.

Sin embargo, alrededor de la mitad de los incendios tendría un origen criminal, declaró el ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, por la radio militar. Según Erdan, éstos habrían sido obra de pirómanos o bien habrían estado motivados por razones relacionadas con el conflicto palestino-israelí.

Indignación de la comunidad árabe

Alrededor de 1,4 millones de árabes israelíes (17,5% de la población), descendientes de los palestinos que se quedaron en sus tierras tras la creación del estado de Israel en 1948, viven en el país. Pese a ser ciudadanos israelíes, muchos se consideran palestinos y simpatizan con su causa.

"Nos enfrentamos a un terrorismo del incendio intencionado", dijo Erdan por la noche en Haifa, a donde viajó junto al primer ministro, Benjamin Netanyahu. El ministro informó de varios arrestos, sin aportar más detalles.

Por su parte, Netanyahu advirtió que cualquier incendio intencionado sería tratado como un "acto de terrorismo", sin decir explícitamente si era el caso de algunos fuegos recientes.

Ante tales acusaciones, los líderes de la minoría árabe mostraron su indignación. "Hace cientos o miles de años que vivimos en este país y nunca le hemos prendido fuego", dijo el diputado árabe Ayman Odeh en un comunicado, agregando que los árabes también se habían visto afectados por los incendios.

El partido de Odeh, el Frente Democrático para la Paz y la Igualdad, informó que miles de familias árabes estaban dispuestas a acoger a los siniestrados, fuese cual fuese su religión.

Israel debía recibir el apoyo de una decena de aviones fletados desde Rusia, Turquía, Grecia, Italia, Croacia, Chipre y Francia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus