•   La Habana  |
  •  |
  •  |
  • EFE / AFP

Miles de cubanos comenzaron a rendir homenaje este lunes a Fidel Castro, líder de la revolución fallecido el viernes a los 90 años, en una serie de actos que se extenderán hasta el próximo 4 de diciembre, cuando será inhumado en Santiago de Cuba.

Los cubanos ingresaban uno a uno en la Plaza de la Revolución, en La Habana, donde desfilan ante un retrato adornado con flores de esta figura que marcó la Guerra Fría, cuyas cenizas no fueron exhibidas.

El memorial a José Martí de la Plaza de la Revolución abrió sus puertas para que los cubanos puedan despedirse del expresidente.

Cientos de personas hicieron cola desde primera hora aguardando a que dieran las nueve de la mañana (14.00 GMT) para rendir tributo al líder cubano en el mismo emblemático escenario en el que pronunció la mayor parte de sus largas arengas.

A la misma hora a la que comenzaba este homenaje se dispararon simultáneamente en La Habana y Santiago de Cuba 21 salvas de artillería en homenaje al comandante en jefe de la Revolución, que murió a los 90 años tras una década alejado del poder por problemas de salud.

En la Plaza de Revolución se han habilitado tres accesos diferentes para agilizar la entrada de la población, y tres puntos de homenaje exactamente iguales en ninguno de los cuales se observa a simple vista que estén las cenizas.

Todos esos puntos están presididos por una gran fotografía de Fidel en la que se le ve de cuerpo entero mirando al horizonte y ataviado con su icónico uniforme verde olivo.

También hay dos ofrendas florales, una del Partido Comunista de Cuba (PCC, único) y otra en nombre del pueblo cubano, así como un expositor con las principales condecoraciones que recibió Castro en vida.

Flanqueando esa suerte de altares, rinden guardia de honor miembros del batallón de ceremonias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y representantes del Consejo de Estado de Cuba, entre ellos la contralora general de la República, Gladys Bejerano, el ministro de Transporte, Adel Yzquierdo, y el secretario de ese órgano, Homero Acosta.

En el lugar no se ha visto por el momento al presidente cubano, Raúl Castro, y tampoco a otros familiares del líder fallecido como su viuda, Dalia Soto del Valle, o sus hijos.

Las personas desfilan con fluidez: hay mujeres que lanzan besos, muchos se secan las lágrimas con pañuelos y algunos no pueden evitar los sollozos, que resuenan por encima de los susurros y del sonido de las cámaras fotográficas en el ambiente solemne que se vive en este acto.

Aunque Cuba lleva ya dos días de luto de los nueve decretados por el Gobierno, este acto marca el inicio de una semana de honras fúnebres que culminará el próximo domingo con el entierro de los restos mortales de Fidel Castro en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba.

Programa

El homenaje en la Plaza de la Revolución se extenderá hasta el martes. Al día siguiente iniciará una procesión que recorrerá 13 de las 15 provincias, y que concluirá el domingo en Santiago de Cuba, donde se espera sean depositadas las cenizas en el cementerio Santa Ifigenia tras un recorrido de unos 1.000 km.

Varios presidentes y líderes extranjeros son esperados el martes en la noche, no en vano la muerte de Fidel Castro, un controvertido protagonista del último siglo, ha generado una cadena de reacciones en todo el mundo.

Por su parte, la diezmada disidencia suspendió cualquier acto de repudio contra el dirigente por respeto al duelo nacional, mientras el exilio en Miami sigue festejando con champaña la muerte de Castro.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus