•   Roma  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El periodista italiano Emiliano Fittipaldi, absuelto en 2016 por el caso "Vatileaks2" de filtración de documentos vaticanos, aseguró hoy que en la Iglesia católica hay un sistema que "cubre y protege" casos de religiosos pederastas.

Fittipaldi dijo en el diario "La Repubblica" que ese "sistema" permite la protección para religiosos investigados o condenados por casos de pederastia, según el adelanto de un libro que publica esta semana sobre la cuestión con el título de "Lussuria"

Según su recuento, más de doscientos religiosos fueron vinculados en los últimos años con casos de abusos a menores, aunque Fittipaldi se refiere a ellos tanto a investigados como a condenados, sin precisar de momento cuántos de ellos fueron absueltos.

"En los últimos dos lustros, contando solo a condenados e investigados, hay más de 200 sacerdotes italianos denunciados por actos de lujuria con adolescentes", escribe Fittipaldi.

A pesar de ello, añade, en Italia "el escándalo nunca ha explotado".

El periodista es el autor del libro "Avarizia" que, junto a su colega de profesión Gianluigi Nuzzi, destapó en noviembre de 2015 lo que se conoció como caso "Vatileaks2", un escándalo sobre información clasificada de carácter financiero de la Santa Sede por el que ambos fueron juzgados y absueltos en julio de 2016.

Sí fueron condenados, por contra, el sacerdote español Lucio Vallejo y su ex colaboradora Francesca Chaouqui por filtrar los documentos publicados.

En esta ocasión, Fittipaldi carga contra "el 'sistema' que cubre y protege a "los orcos y a las arcas de la Iglesia" que, asegura, "también funciona" en Italia.

Los casos

Así, por ejemplo, cita en Calabria (sur) al religioso Antonello Tropea que "en marzo de 2015 fue encontrado por la Policía en un coche con un joven de 17 años" que conoció gracias a una "aplicación usada para encuentros entre homosexuales".

"Investigado por prostitución de menores, continúa ejerciendo como cura", mientras que el obispo italiano Francesco Milito le aconseja, según Fittipaldi, "evitar hablar con los carabineros sobre estas cosas".

También en Calabria, en esta ocasión en la diócesis de Locri, Fittipaldi menciona al obispo Francesco Oliva para subrayar que "en 2015 manda a una parroquia de Civitavecchia (centro) a un sacerdote suyo, don Francesco Rutigliano, que la Congregación para la Doctrina de la Fe había suspendido por cuatro años, en 2011, 'por abuso de menores'" cometidos "entre 2006 y 2008".

Fittipaldi también cita al religioso Franco Legrottaglie, "condenado en 2000 por abusos" a dos chicas jóvenes, que "en 2010 fue nombrado por el obispo emérito Rocco Talucci capellán del hospital y cura en una iglesia" de Ostuni, una localidad de Apulia (sur). 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus