•   Tokio, Japón  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El primer ministro japonés Shinzo Abe salió este jueves rumbo a Washington donde se reunirá con el presidente Donald Trump para reforzar relaciones bilaterales y con la promesa de un gran plan de inversiones en el país.

Los dos dirigentes se reunirán el viernes en la Casa Blanca y luego irán a la residencia de lujo de Trump en Palm Beach (Florida), donde tienen la intención de jugar al golf.

El nuevo presidente estadounidense acusa a Japón de devaluar voluntariamente el yen para vender sus productos en Estados Unidos a bajo precio.

Washington tiene un importante déficit comercial con Tokio (el segundo más importante después de China), un desequilibrio que Trump considera nefasto para su economía.

Lea además: Medidas fiscales de Trump recuperarán economía de EE. UU.

Pero Shinzo Abe quiere demostrarla que se equivoca y tiene previsto presentarle un plan de cooperación económica que según la prensa podría crear hasta 700,000 puestos de trabajo en Estados Unidos, con acuerdos valorados en 450,000 millones de dólares en la próxima década.

El programa, llamado Iniciativa Japón-EEUU por el Crecimiento y el Empleo, también podrían incluir la financiación con capital nipón de líneas ferroviarias de gran velocidad en Texas y California, el desarrollo conjunto de robots médicos así como inversiones en el sector nuclear.