•   Argentina  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una multitud de argentinos repudió el miércoles un fallo de la Corte Suprema capaz de excarcelar a represores de la última dictadura, y alzó los simbólicos pañuelos blancos de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que tras 40 años de lucha clamaron por un “nunca más”.

Al menos medio millón de personas, según los organizadores, asistió a la marcha poco después que el Congreso frenó con una ley el alcance del polémico fallo, pero sin convencer a la ciudadanía de que la política de derechos humanos está fuera de peligro.

Las veteranas activistas que perdieron a sus hijos y nietos en la dictadura que marcó a Argentina entre 1976 y 1983, Estela de Carlotto, Lita Boitano y Taty Almeida —mayores de 85 años—, cantaron: “Olé, olé, como a los nazis les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar”.

También gritaron su lema: “Señores jueces: Nunca más ningún genocida suelto. 30 mil detenidos-desaparecidos ¡presentes!’”.

Por primera vez en la historia invitaron a los asistentes a llevar sobre sus cuellos el simbólico pañuelo que identifica a las Madres de Plaza de Mayo. “Afortunadamente la sociedad ha reaccionado con firmeza”, agradeció Carlotto. 

No hay beneficio

Horas antes el Congreso aprobó por unanimidad una ley que impide conceder a los culpables de crímenes de lesa humanidad el beneficio de reducción de condenas. Se aprobó en debates con la emoción a flor de piel de diputados y senadores, algunos de ellos víctimas directas de la dictadura.

“Hemos demostrado, una vez más, que no queremos que los genocidas, los violadores y los asesinos caminen a nuestro lado”, clamó Almeyda por la organización Madres de Plaza de Mayo línea fundadora.

Carlotto agradeció decisiones como las del Congreso y pidió que “los representantes de los tres poderes del Estado tomen el reclamo del pueblo unido en esta plaza para dar vuelta este fallo antidemocrático y prodictadura”, afirmó.

En otras partes de Argentina como Neuquén, Córdoba, Río Negro, Chacho, Santa Fe y Tierra del Fuego también hubo marchas similares.

En la plaza del centro de Buenos Aires la multitud se mezcló con cantantes, actores, políticos de todas las tendencias, futbolistas, legisladores y referentes de derechos humanos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus