•   Toronto, Canada  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Grupo de Lima buscará implicar al secretario general de la ONU, António Guterres, para hallar soluciones a la crisis venezolana, según un acuerdo alcanzado ayer  en Toronto por los ministros de Asuntos Exteriores del bloque. La decisión de recurrir a la ONU se produce ante el pesimismo de parte de los integrantes del grupo de que la región pueda alcanzar una solución a la crisis de Venezuela, que el grupo de 12 países americanos cree que se ha agravado en las últimas semanas.

El grupo, que celebró ayer su tercera reunión ministerial, decidió que los ministros de exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, y de Perú, Ricardo Luna, como copresidentes de ese bloque, se reúnan el próximo lunes con Guterres para trasladarle la petición de implicación de los países de la región.

Luna, que antes del inicio de la reunión ya había avanzado su intención de solicitar la intervención de Guterres y la ONU, afirmó durante una rueda de prensa al final del encuentro que “estamos ahora tras un claro periodo de deterioro después de las elecciones regionales” en Venezuela.

El canciller peruano añadió que tanto Freeland como él mismo han recibido el “mandato” de entrevistarse con el secretario general de las Naciones Unidas para “plantearle la gravedad crítica de la situación y el deterioro constante de los derechos humanos” y que ya transciende la mera crisis regional.

El grupo de países americanos fue muy crítico con el régimen de Nicolás Maduro y en su declaración final advirtió de que no reconocerá a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Más sanciones 

Canadá, que se ha destacado en los últimos meses por su liderazgo en la condena al régimen de Maduro, avisó de que, si las autoridades venezolanas no rectifican su “camino dictatorial”, Ottawa está dispuesta a imponer nuevas sanciones, y más duras, a los miembros destacados del régimen.

En la declaración final, Freeland afirmó que “los miembros de este grupo están de acuerdo en que el régimen de Maduro debe hacer un giro claro y legítimo hacia la democracia”.

“Exigimos -insistió- que todos los presos políticos sean liberados. Que devuelva la autoridad a la Asamblea Nacional (Parlamento) elegida democráticamente”.

La ministra canadiense también demandó que “se cree un calendario para las elecciones nacionales bajo la dirección de un Consejo Electoral independiente y autónomo. Y que se abra un canal de ayuda humanitaria para el pueblo de Venezuela”. Pero el Grupo de Lima mandó, asimismo, un claro mensaje a la oposición venezolana, que en la actualidad parece fraccionada.

Luna dijo que la presión internacional del Grupo de Lima y otros países, como los de la Unión Europea (UE), cuya alta representante para Política Exterior, Federica Mogherini participó en la reunión vía satélite, será insuficiente si la oposición no se une. “Nuestra respuesta es la de abogar por una negociación real, dialogada, y eso pasa por el mantenimiento y reforzamiento de la unidad de la oposición democrática que vaya más allá de la coyuntura electoral o de eventuales diálogos a una posición programática que los permita avanzar”, indicó el titular peruano de Exteriores. Posteriormente, el canciller peruano insistió en que “nosotros no podemos avanzar más allá de hasta cierto punto, en la presión internacional y diplomática si es que no hay unprograma de unidad que vaya más allá de la coyuntura”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus