•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El canciller de El Salvador, Hugo Martínez, evitó ayer iniciar una confrontación con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por la finalización de un programa de refugio para niños que huyen de la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica.

“Es parte de las nuevas políticas de la administración Trump, nunca he entrado ni en contradicción ni mucho menos en ataque a gobiernos, cualquiera que sea, mucho menos a un gobierno y un pueblo tan amigo como el de EE. UU.”, dijo Martínez en rueda de prensa, al ser preguntado sobre la finalización del programa.

El Salvador se encuentra en  intensas gestiones para lograr una prórroga del Estatus de Protección Temporal (TPS), que ampara a unos 190,000 salvadoreños y vence en marzo de 2018, o una alternativa que les permita obtener la residencia en suelo norteamericano.

El Gobierno de Estados Unidos anunció ayer, que en la medianoche de este jueves, día 9, dejará de aceptar solicitudes de refugio de los menores centroamericanos que huyen de la violencia en sus países y cuyos padres viven en EE. UU.

“El Departamento de Estado no aceptará nuevas solicitudes al programa de refugio Menores Centroamericanos (CAM) después de las 23:59 del 9 de noviembre (04:59 GMT del 10 de noviembre)”, anunció en un comunicado este ministerio.

El anterior presidente estadounidense, Barack Obama (2009-2017), estableció este programa en diciembre de 2014 como una manera de lidiar con una incesante oleada de niños de El Salvador, Honduras y Guatemala que llegaban a la frontera sur solos, sin la compañía de adultos.

Los últimos beneficiados

No obstante, Martínez aseguró que “todas estas personas que ya pusieron el pie en la puerta, que ya tienen la solicitud ingresada, van a poder continuar con el proceso” de refugio en el país del norte.

El gobierno de Trump está promoviendo una drástica reducción de los programas migratorios de EE. UU. y, además del CAM, ya ha eliminado el Estatus de Protección Temporal (TPS) para Nicaragua, ha anunciado la supresión de la lotería de visados de diversidad y ha mermado a la mitad los cupos para refugiados.

Los países del Triángulo Norte son asediados por la pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias, que buscan reclutar a menores de edad por los regímenes penales especiales que tienen o los asesinan por no unírseles o desplazarse por una zona controlada por un grupo diferente al que domina donde viven.

La violencia homicida dejó en El Salvador, Honduras y Guatemala al menos 14,870 muertes violentas en 2016, un 10.32 % menos a los 16,582 asesinatos de 2015, pero que mantiene a esta zona como una de las más mortíferas del mundo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus