•   Naciones Unidas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Rusia vetó este jueves en el Consejo de Seguridad una resolución que buscaba prolongar una investigación de la ONU para determinar los responsables de los ataques químicos en Siria.

Se trata de la décima vez que Moscú utiliza su poder de veto para detener medidas del Consejo de Seguridad contra su aliado Damasco.

Once de los 15 miembros del Consejo votaron a favor del proyecto de resolución redactado por Estados Unidos para prolongar el mandato del Mecanismo de Investigación Conjunta (JIM, por su sigla en inglés) para identificar a los autores de los ataques químicos en Siria.

China y Egipto se abstuvieron, mientras que Bolivia se unió a Rusia para votar en contra de la medida.

La embajadora estadounidense Nikki Haley dijo ante el Consejo que el veto ruso era un "duro golpe".

"Rusia mató al mecanismo investigador que cuenta con un abrumador apoyo de este Consejo", afirmó.

Moscú y Washington habían presentado sendos proyectos de resolución para renovar el mandato del JIM, pero Rusia retiró su texto a último momento.

Para ser adoptada, una resolución debe recibir al menos nueve votos y no ser objeto de veto por alguno de los cinco miembros permanentes: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido.

Rusia ha criticado duramente al JIM tras su último informe, en el que acusa a la fuerza aérea siria de lanzar el 4 de abril un ataque con gas sarín contra el poblado opositor Jan Sheijun, que dejó más de 80 muertos.

Ese ataque generó alarma internacional ante las imágenes de niños muriendo, y llevando a Estados Unidos a lanzar pocos días después un ataque de misiles contra una base aérea siria.

Desde su creación en 2015 por iniciativa ruso-estadounidense, el JIM agrupa a una treintena de expertos que han concluido que las fuerzas de Damasco son responsables, además del incidente en Jan Sheijun, de ataques con cloro en tres aldeas en 2014 y 2015, y que el EI usó gas mostaza en 2015.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus