•   Rabat, Marruecos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los paquetes de ayuda alimentaria que ayer causaron la muerte de al menos 15 personas en un lugar del sur de Marruecos tenían un valor de 150 dirhams (unos 14 euros al cambio), asegura hoy el diario Ajbar al Yawm.

Los paquetes contenían varios kilos de harina, azúcar y una botella de aceite, y habían sido preparados por un benefactor local, un religioso llamado Abdelkabir Hadadi, originario de la misma región donde se encuentra Sidi Bulilam, escenario de la avalancha humana que aplastó y asfixió hasta la muerte a 15 personas.

El diario Al Ahdath al Magrebiya, por su parte, asegura que las víctimas mortales son 18, todas ellas mujeres.

Añade que el elevado número de muertes se debe en parte a que las ambulancias no pudieron llegar, o no en número suficiente, y hubo que trasladar a los heridos más graves en helicópteros hasta Esauira, el hospital más cercano, a unos 50 kilómetros.

El mismo diario dice que había unas 1,500 personas agolpadas frente al hangar donde se iba a distribuir la ayuda, que forzaron la verja de entrada y entraron en tromba, momento en que algunas cayeron al suelo y fueron aplastadas por la masa.

Por su parte, el rotativo Asabah añade que en el tumulto producido por la avalancha se registraron además dos intentos de violación, y asegura que hay un bebé entre los muertos.

La distribución de alimentos estaba siendo organizada por Hadadi, quien se encontraba en la azotea del hangar tomando imágenes de lo sucedido y que supuestamente huyó tras la tragedia, siendo activamente buscado por la policía.

Varios medios aseguran que operaciones similares de reparto de alimentos son organizadas cada año en ese mismo lugar y que la de ayer contaba con la presencia de gendarmes y de fuerzas auxiliares, pero por razones desconocidas la organización falló y los agentes se vieron desbordados.

Hay una doble investigación en marcha, una penal ordenada por la Fiscalía y otra administrativa organizada por el ministerio del Interior, que por su parte ha prometido mantener informada a la opinión pública sobre "todas las conclusiones y las medidas adoptadas" a su término.

El representante de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en Marrakech, Omar Arbib, dijo a Efe que ese reparto de alimentos se organizaba por quinta vez en ese lugar, y que estaba previsto que alcanzase a 2,500 beneficiarios.

Arbib dijo sospechar que tras esa operación benéfica existen "fines políticos de explotación de la miseria", concretamente de grupos de ideología islamista, y exigió al Estado que asuma sus responsabilidades en la lucha contra la pobreza, en lugar de dejarla en manos de benefactores.

Añadió que el pueblo donde sucedió la tragedia no está en una región montañosa o aislada, y sin embargo, "ese poblado y toda su región carecen de todo tipo de infraestructuras, ya sean escuelas, hospitales o carreteras", mientras que el hospital más cercano, en Esauira, también carece de algunos de los equipamientos más básicos.

Las muertes de ayer han puesto al descubierto la pobreza existente en numerosas zonas rurales de todo Marruecos: el organismo estadístico oficial Alto Comisariado para el Plan (HCP) señaló el pasado mes que hay en Marruecos 3.9 millones de personas aquejadas de "pobreza multidimensional", casi todas ellas en regiones rurales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus