Secciones
Multimedia

Autoridades entregan plan para proteger murallas y castillo de Cartagena

Foto por: EFE

Obreros trasladan escombros ubicados frente al cordón amurallado en Cartagena (Colombia).

El pasado 1 de noviembre el personero de Cartagena solicitó el sellamiento del proyecto Aquarela que se levanta en cercanías del Castillo de San Felipe por vulnerar las normas urbanísticas.

Las autoridades colombianas entregaron hoy el resultado del Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) con el cual se busca proteger las murallas y el castillo de San Felipe en la ciudad de Cartagena.

El director de patrimonio de Colombia, Alberto Escovar, explicó a Efe que el proyecto habitacional Aquarela, de cinco torres de 32 pisos cada una, "prendió las alarmas de que era fundamental reformular en principio el área de influencia de los bienes que se quieren proteger, específicamente del fuerte de San Felipe y el cordón amurallado".

Según Escovar, lo que busca el PEMP es "evitar que proyectos que se construyan en el entorno de las fortificaciones puedan alterar la lectura de ese conjunto", especialmente por la "altura de las edificaciones".

El pasado 1 de noviembre el personero de Cartagena, William Matson Ospino, solicitó el sellamiento del proyecto Aquarela que se levanta en cercanías del Castillo de San Felipe por vulnerar las normas urbanísticas.

Los resultados del diagnóstico del Plan Especial de Manejo y Protección de las murallas y del fuerte de San Felipe de Barajas de Cartagena estuvieron a cargo del Ministerio de Cultura de Colombia y de la Escuela Taller Cartagena de Indias.

El PEMP también contempla "la explotación económica que está teniendo tanto el fuerte como las murallas para definir una política de uso de todas las fortificaciones y ver cuáles son compatibles con los sectores en donde están situados".

Otro de los riesgos es "el incremento en el nivel del mar porque puede poner en peligro algunas áreas de la muralla", dijo el experto.

Asimismo, se determinó que existe la necesidad de mejorar las condiciones de seguridad de todo el circuito amurallado para evitar accidentes que afecten a las personas que disfrutan de la zona.

Escovar comentó que existe la urgencia de "mejorar la señalización de todas las fortificaciones porque la gente no se entera realmente de la historia que está tras los baluartes".

"En el fuerte de San Felipe se va a construir un centro de interpretación con información histórica que permita que la experiencia del visitante se mejore", añadió.

El director de patrimonio indicó que se quiere "vincular las fortalezas de la ciudad con las de Bocachica (en la vecina isla de Tierrabomba) para que un turista que pague una boleta para entrar al fuerte también pueda acceder al fuerte de San Fernando de Bocachica".

Adicional al PEMP, entre el 12 y 15 de diciembre próximos llegará a Cartagena una misión del Centro del Patrimonio Mundial de la Unesco para brindar asistencia técnica a proyectos y procesos como la expansión del canal de Bocachica, los progresos en algunos proyectos de construcción y restauración y la implementación de los planes de gestión y conservación, entre otros.

Finalmente, Escovar manifestó que la Unesco revisará "la comunicación histórica que la ciudad tenía con el fuerte y viceversa, por lo que se ha pedido a la Alcaldía de Cartagena que recupere el revellín de la Media Luna para tal fin".