Secciones
Multimedia

Malestar contra Trump por reconocer a Jerusalén como capital de Israel

Foto por: EFE / END

Manifestantes gritan consignas contra EE. UU. frente a su consulado, en Estambul,Turquía.

Esta es la primera vez que Trump respalda personalmente la llamada solución de dos Estados, uno israelí y otro palestino independiente, cuyas fronteras se establecerían mediante una negociación de paz.

El presidente de EE. UU., Donald Trump, aseguró ayer que su decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel no debe interpretarse como una falta de compromiso con el proceso de paz entre israelíes y palestinos, y prometió que hará todo lo posible para ayudar a las partes a lograrlo.

“Estados Unidos apoyará una solución de dos Estados si eso es lo que acuerdan las dos partes”, dijo Trump en un discurso desde la sala de recepciones diplomáticas de la Casa Blanca.

Esta es la primera vez que Trump respalda personalmente la llamada solución de dos Estados, uno israelí y otro palestino independiente, cuyas fronteras se establecerían mediante una negociación de paz.

Trump buscaba con esa afirmación suavizar el rechazo que ha generado entre los palestinos su reconocimiento de Jerusalén, al corregir la posición inicial sobre el tema que expresó el pasado febrero, cuando dijo que podría aceptar una solución de un Estado, si eso era lo que le gusta a las partes en conflicto.

Esa postura rompió con el precedente marcado por sus tres predecesores y alineó a la Casa Blanca con la derecha nacionalista de Israel, que aboga por desechar esa fórmula respaldada por la comunidad internacional.

Respecto a su decisión sobre Jerusalén, Trump quiso dejar muy claro, que el anuncio “no pretende, de ninguna manera, reflejar una desviación del rotundo compromiso (de EE. UU.) a facilitar un acuerdo duradero de paz”, en palabras de Trump.

Malestar árabe

Los países árabes condenaron ayer la decisión tomada por el presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel y mostraron su temor ante las consecuencias que este paso pueda acarrear en Oriente Medio.

Egipto, uno de los principales socios de EE. UU. en la región y el único país que junto con Jordania tiene firmado un tratado de paz con Israel ha rechazado esta decisión de Trump, así como el traslado de su embajada a Jerusalén.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores Egipcio expresó su gran preocupación por las posibles consecuencias para la estabilidad de Oriente Medio. “Egipto confirma que la toma de este tipo de decisiones unilaterales supone una transgresión de las resoluciones internacionales legítimas y no cambiará el estatus legal de la ciudad de Jerusalén, que se considera que está bajo la ocupación”, dijo la Cancillería. Asimismo, indicó que este paso puede “afectar a la hora de avivar los sentimientos de los pueblos árabe e islámico, teniendo en cuenta el gran valor espiritual, cultural e histórico que representa Jerusalén para los árabes y musulmanes”.