•   QUITO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La línea moderada sudamericana, con Brasil y Argentina a la cabeza, convocó hoy en Quito a una cumbre presidencial de la Unasur para analizar el acuerdo militar entre Estados Unidos y Colombia, que ha generado tensiones en la región. Al encuentro, que se celebrará posiblemente este mes en Buenos Aires, fue invitado el presidente colombiano Alvaro Uribe, quien se marginó de la cita de hoy debido a la crisis que mantiene rotas las relaciones entre Bogotá y Quito.

"Podríamos hacer una reunión de presidentes para evaluar estos comportamientos (...) Pienso que esto va a resolverse con mucha conversación, debate, diciendo las verdades, la gente va a tener que escuchar cosas que no le gustan", planteó el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva. La propuesta fue acogida por los mandatarios de Ecuador y Argentina, así como de Paraguay, Fernando Lugo, quien abogó por que la cita no sea utilizada "para sentar" a Colombia "en el banquillo de los acusados".

Las delegaciones de Bolivia y Venezuela habían propuesto sin éxito incluir en la declaración presidencial un rechazo a la presencia de tropas norteamericanas en bases militares colombianas. Sin darse por vencido, el mandatario venezolano Hugo Chávez, quien mantiene congeladas las relaciones con Bogotá, tomó la palabra de manera intempestiva para alertar sobre "los vientos de guerra" que soplan en la región por el uso estadounidense de bases colombianas.

Por su parte la mandataria argentina Cristina Kirchner, al acoger la propuesta de Brasil, consideró indispensable la presencia de Uribe en el encuentro. "Es imprescindible que invitemos al presidente Alvaro Uribe a un lugar donde no tenga la sensación de que hay hostilidad, lo que hay que quitar son las excusas", declaró.

Correa, presidente pro témpore de la Unasur, preguntó si la reunión podría darse en Buenos Aires, a lo que Kirchner respondió: "Encantada de recibir a los miembros de la Unasur. Me comprometo a invitar personalmente al presidente Uribe, porque creo que él también está interesado en esa reunión y hacer sus explicaciones".

Inicialmente el organismo había acordado debatir el tema en una cita de cancilleres y ministros de Defensa en agosto, pero ante los temores expresados por Chávez y el mandatario de Bolivia, Evo Morales, se resolvió elevar el perfil de la discusión a nivel presidencial.

Bogotá defiende el acuerdo como un "asunto interno" y ha descartado que su cooperación con Estados Unidos sea una amenaza para otros países. "No ha habido ni habrá bases militares extranjeras en Colombia. Ni las hemos pedido, ni los Estados Unidos piensan instalarlas", declaró en la cumbre la vicecanciller colombiana, Clemencia Forero. La diplomática agregó que "se permitirá un uso y acceso limitado a ciertas bases para realizar actividades acordadas contra el narcotráfico y el terrorismo (...) sin afectar a terceros Estados".

La cancillería colombiana consideró en Bogotá "positivo que en la declaración final de Unasur no haya mención alguna al acuerdo de cooperación entre Colombia y Estados Unidos", según señaló un alto funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, que pidió no ser identificado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus