•   CIUDAD DEL VATICANO  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Vaticano defendió hoy el comportamiento de la jerarquía de la iglesia católica del viejo continente frente a los escándalos por pedofilia que sacuden a Alemania, Irlanda, Austria y Holanda y recordó que se trata de un fenómeno que afecta a toda la sociedad.

En una nota divulgada a la prensa, el vocero del Vaticano, padre Federico Lombardi, reconoció "la gravísima cuestión de los abusos sexuales de menores en instituciones administradas por entes eclesiásticos" y a la vez elogió la "determinada" y "rápida" respuesta de las iglesias locales, lo que suele ser desmentido y reprochado por familiares y víctimas. "En algunos casos se ha invitado a las víctimas a hablar aún si se trataba de hechos ocurridos hace mucho tiempo", aseguró Lombardi.

La declaración del Vaticano es una respuesta a la ola de críticas contra las iglesias locales e inclusive contra el mismo Vaticano acusado de haber ocultado por años los abusos sexuales. Las denuncias en Irlanda, Alemania, Austria y ahora Holanda, que suman más de 500 casos y abarcan largos periodos, han conmovido a la sociedad tras haber conocido los testimonios de muchas víctimas de abusos cometidos en los últimos 30 a 40 años.

Escándalo salpica a hermano del Santo Padre
Un escándalo que salpicó al hermano del papa Benedicto XVI, el obispo Georg Ratzinger, quien aseguró hoy que nunca se había visto confrontado a las denuncias de abusos sexuales que ahora emergen en el prestigioso coro alemán que dirigió durante 30 años.

Las primeras denuncias en un país poco católico como Holanda por abusos cometidos por sacerdotes de la orden salesiana en el último medio siglo, inquietan a la opinión pública por lo que las autoridades eclesiásticas decidieron ayer la apertura de una investigación.

Las denuncias "han acelerado la expresión del problema, invitando a las víctimas a hablar aún cuando se trataba de casos sucedidos hace tiempo", sostiene Lombardi. "La cuestión se aborda ahora con 'el pie derecho', porque el punto de partida correcto es el reconocimiento de lo que ha sucedido y la preocupación por las víctimas y las consecuencias de los actos perpetrados contra ellas", agregó.

"Ciertamente, los errores cometidos en las instituciones y por los responsables eclesiásticos son particularmente censurables, dada la responsabilidad educativa y moral de la Iglesia", admite Lombardi, quien invita a abordar el problema de forma más amplia. "Concentrar los abusos sólo en la Iglesia deforma la perspectiva de los hechos", subrayó el vocero del Papa, quien recordó que en Austria "de 510 casos investigados sólo unos 17 implican a la Iglesia".

Los casos de pedofilia de sacerdotes se han extendido a numerosos países después de que estallaran hace 10 años en Estados Unidos y sucesivamente en Australia, donde la Iglesia católica ha tenido que pagar millones de dólares en indemnizaciones a las víctimas. Un problema que se suma al aspecto moral y que preocupa igualmente a la institución que, a través del catecismo y las instituciones escolares, tiene a cargo muchos jóvenes en todo el mundo, sobre todo en África y América Latina.

El papa Benedicto XVI, que el viernes se reunirá con el presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania para abordar el delicado tema, ha condenado en numerosas ocasiones lo que calificó de uno de los "delitos más grave" que un cura puede cometer y prepara una "carta pastoral" sobre el tema para la iglesia irlandesa y que podría extenderse a los católicos de toda Europa.

Si bien el problema ahora se concentra en Europa, numerosos casos de curas pedófilos han sido denunciados en Canadá y varios países de América Latina.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus