•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El actor Jimmy Morales, virtual ganador de las elecciones presidenciales en Guatemala, es el primer émulo de Ronald Reagan en América Latina, donde hasta ahora los artistas que más alto habían llegado en la política eran los músicos.

Morales, de 46 años y confesión evangélica, ha producido y actuado en una decena de películas y además se ha mantenido en el aire más de 15 años con el programa televisivo cómico "Moralejas", en el que hace un tándem actoral con su hermano Sammy y encarna a "Neto", un guatemalteco común.

Los guatemaltecos comunes que votaron hoy por él para que conduzca el destino de Guatemala durante cuatro años lo hicieron con una unanimidad pocas veces vista: más de 70 % de los votos según resultados oficiales parciales (con un 69,56 % de las mesas escrutadas).

Morales, que además de actor es licenciado en administración de empresas, asumirá en enero próximo como cabeza de una Guatemala sacudida en sus cimientos políticos por un movimiento ciudadano contra la corrupción.

Su llegada a la Presidencia de Guatemala marcará un antes y un después, como lo hizo en Estados Unidos Ronald Reagan (1911-2004), un actor de segunda fila en Hollywood que tras ser gobernador de California fue elegido presidente en 1980 y reelegido en 1984.

Antes que el guatemalteco, otro actor y humorista fue candidato a la Presidencia de su país, el venezolano Benjamín Rausseo, creador del popular personaje Er Conde del Guácharo, pero no llegó a disputar las elecciones de 2006, pues dos semanas antes retiró su candidatura, porque la oposición apoyó a Manuel Rosales.

Hasta ahora no había habido un Ronald Reagan en la región, pero sí hay un presidente cantante, Michel Martelly, "Sweet Micky", el hombre fuerte del ritmo "compa", que está al frente de Haití desde 2011 y ya ha dicho que volverá a la música cuando en febrero próximo entregue el mando al ganador de las elecciones de 2015.

Martelly contó en su campaña con el apoyo de otro cantante tentado por la política, Wyclef Jean, representante del ritmo hip hop y exintegrante del ya desaparecido grupo The Fugees, quien quiso ser candidato presidencial en las elecciones de 2010, pero no le dejaron por haber vivido muchos años fiera de su país.

En apoyo de Martelly dijo en 2010 a un periódico local que "para el futuro de Haití" se necesitaba una persona que no fuera un político y los votantes le dieron la razón.

Martelly y Jean no han sido los primeros músicos en probar suerte en la política. En Argentina, Palito Ortega fue gobernador de Tucumán, secretario de Desarrollo Social y finalmente candidato a la Vicepresidencia en 1999.

En 1994 el músico y cantante panameño Rubén Blades se presentó como candidato a la Presidencia de su país por el partido Movimiento Papa Egoró, que había fundado en 1991, pero quedó en tercer lugar.

Diez años después apoyó la candidatura presidencial de Martín Torrijos, quien fue elegido y le nombró ministro de Turismo.

El "gusanillo" de la política le sigue royendo, pues ya ha anunciado que será candidato independiente a la Presidencia de Panamá en los comicios de 2019.

De llegar a la Presidencia, el guatemalteco Morales tendrá competencia pues Blades es también actor y es conocido por filmes como Safe House (2012), Predator 2 (1990) y Do the Right Thing (1989).

En 2011 la cantante peruana Susana Baca, una pedagoga muy reconocida como investigadora de la música afroperuana y que en 2002 ganó un premio Grammy Latino, fue nombrada ministra de Cultura.

En Brasil, Gilberto Gil, otro cantante y músico comprometido con la política, y también con el medioambiente, pues milita en el Partido Verde, fue ministro de Cultura de 2003 a 2008.

Renunció al cargo para dedicarse de lleno a la música.

Entre otros motivos para su renuncia se mencionó que los discursos que debía dar como ministro le estaban afectando las cuerdas vocales y poniendo en riesgo su carrera de cantante.

Los resultados de las últimas elecciones legislativas en Brasil, celebradas en octubre de 2014, reflejaron el creciente respaldo popular a los candidatos que no provienen de la política tradicional, lo mismo que en las legislativas mexicanas de 2015.

El payaso Tiririca, el presentador de televisión Celso Russomanno, la cantante de samba-pagode Leci Brandao y el músico campesino Sergio Reis son hoy diputados, pero a quienes los brasileños dieron sobre todo su confianza en esas elecciones fue a los candidatos deportistas.

Los futbolistas Romario, Bebeto, Delñey, Jardel y Danrlei, así como el excampeón mundial de judo Joao Derly, lograron puestos en la Cámara de Diputados o en asambleas legislativas de sus estados.

En México la veterana actriz de telenovelas Carmen Salinas fue elegida diputada en los últimos comicios y mucho antes Silvia Pinal, una de las actrices favoritas de Luis Buñuel, fue diputada y senadora.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus