elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Honduras aseguró hoy que no tuvo "ninguna injerencia" en el cierre del diario Tiempo, una de las empresas del Grupo Continental, cuyo presidente está acusado por Estados Unidos de presunto lavado de dinero ligado al narcotráfico.

"El Gobierno hondureño no tiene ninguna injerencia sobre sus decisiones administrativas", dijo el ministro de Trabajo del país centroamericano, Carlos Madero, en una rueda de prensa.

La decisión de suspender las operaciones del diario, que se edita en San Pedro Sula, norte de Honduras, "es exclusiva de sus propietarios", destacó Madero, al señalar que Tiempo "no está intervenido ni se ha incautado sus bienes".

El rotativo es una de las empresas del Grupo Continental, cuyo presidente es el político y banquero Jaime Rosenthal, quien junto a su hijo Yani y su sobrino Yankel Rosenthal, detenido el pasado día 6 en Miami (Florida), es acusado por EE.UU. por presunto lavado de activos ligado al narcotráfico.

El funcionario enfatizó que la responsabilidad legal y administrativa del periódico "sigue siendo de sus dueños y de su junta de administración".

Señaló que cualquier problema de operación financiera o de adquisición de insumos es "consecuencia del conflicto (entre los dueños del periódico) con las leyes y con Estados Unidos".

Madero subrayó que el Gobierno de Honduras "no tiene como objeto cerrar empresas, todo lo contrario, estamos comprometidos en la generación de empleo y la atracción de inversiones al país".

Tiempo, fundado en noviembre de 1970 en San Pedro Sula, cerró este martes operaciones después de 45 años de servicio.

"Tiempo, el Diario de Honduras, se ve en la dolorosa situación de suspender temporal su entrega diaria al público que, generosamente por 45 años, nos ha favorecido con atención y su lealtad a nuestra labor informativa y de opinión", indicó el rotativo en su última portada impresa.

Bajo el titular "Hasta pronto, Honduras", el diario indicó que "las circunstancias que obligan esta suspensión son de la mayor gravedad en lo que importa a la libertad de expresión, al desarrollo de la comunicación social y a la democracia" en el país, "al grado de constituir un caso atípico en el mundo occidental".

Empleados del diario exigían al Gobierno desde primera hora de hoy que no los abandonen porque se han quedado "sin trabajo, sin salario y sin prestaciones" laborales.

Ante ello, el ministro hondureño afirmó que el Gobierno hará "lo que sea necesario para velar por el cumplimiento de los derechos" de los empleados del rotativo.

Además, insistió en que el origen de los problemas "es un asunto exclusivo entre la justicia de Estados Unidos y los dueños de este grupo empresarial, y en el caso particular los dueños de Editorial Honduras o diario Tiempo". 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus