•   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La prevalencia de la desnutrición crónica se redujo en un 8 por ciento en Guatemala entre 2008 y 2015, según el IV Censo Nacional de Talla realizado en escolares de primer grado de educación primaria del sector público divulgado hoy por las autoridades.

Según el titular de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan), Germán González, la evaluación se realizó entre 385,370 estudiantes del 20 al 24 de julio pasado.

El censo arrojó que del 45.6 % de desnutrición crónica que se registro en 2008, se redujo a 37.6 % en 2015, y de ese total el 28.2 % reportó retardo moderado en la talla y el 9.4 % severa.

El 62.4% de los alumnos fue clasificado como "normal". Según la muestra, la prevalencia de este flagelo es mayor en niños de 8 a 9 años (45.7 %) y en niñas (54.2 %) que los que tienen 6 y 7 años, con 30.9 y 32.7 %, respectivamente.

El análisis muestra que 138 de los 338 municipios que tiene Guatemala presentan mayores prevalencias que el promedio nacional de 37.6 %. Cita, como ejemplo, que en San Mateo Ixtatán, en el departamento noroccidental de Huehuetenango es del 78.5 por ciento.

Sin embargo, hay casos como el del municipio de San José del Golfo, en el departamento de Guatemala, que la desnutrición crónica es del 6.5 %, la menos de todo el territorio.

La desnutrición crónica afecta más a niños indígenas (51 % de promedio) que a los ladinos (26,4 %).

El censo permitió identificar a 10 municipios que tienen alta vulnerabilidad y las mayores tasas de este flagelo. Ellos son Santa Eulalia (71.5 %), Colotenango (72,2), San Rafael La Independencia (74), San Miguel Acatán (76.2), San Juan Atitán (76.9) y Santa Mateo Ixtatán (78.5 %), todos en el departamento de Huehuetenango.

Los otros son Comitancillo (70.5%) y Concepción Tutuapa (72.7), en el departamento suroccidental de San Marcos; Chajul, en Quiché (noroeste) con 72 y Santa María Chiquimula, en Totonicapán, con 72.7 %.

González destacó en la presentación del censo en un hotel de la capital que estos resultados permiten evaluar los programas que se han puesto en marcha en la lucha frontal contra la desnutrición crónica, como el Pacto Hambre Cero.

El análisis contó con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el acompañamiento del Programa Regional de Seguridad Alimentaria y Nutricional para Centroamérica (Presenca), el Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá (Incap) y el Ministerio de Educación (Mineduc).

El titular del Mineduc, Rubén Alfonso Ramírez, comentó que en Guatemala no se puede hablar de calidad educativa si no se invierte en el nivel primario que es el básico. "Si no atendemos a nuestra niñez no hablemos de futuro", manifestó el funcionario.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus