•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La plaga de gorgojos solo se podrá afrontar con la ciencia, la tecnología y la concientización sobre el problema, alertaron expertos en Tegucigalpa.

Para frenar su extensión, faltan controles más rigurosos y una mayor concienciación de la dimensión del problema, dijo a Acan-Efe el director para Centroamérica y el Caribe de la organización gremial internacional Croplife Latin América, Martín Zúñiga.

El gorgojo ha destruido este año más de 400,000 hectáreas de pinares en Honduras, que han dejado pérdidas por unos 5,000 millones de lempiras (223.4 millones de dólares), de acuerdo con el estatal Instituto de Conservación Forestal (ICF).

Zúñiga indicó que el control de esta plaga y los efectos del cambio climático son los “principales retos” que tiene la humanidad y, para ello, se requiere un “combate integrado que aplique sobre todo ciencia y tecnología”.

Expresó además su “preocupación” porque este insecto puede llegar a destruir un bosque en pocos años.

“El combate es una estrategia integral que involucra no solamente el conocimiento de la plaga, sino de fenómenos del contexto, como el hábitat donde está y el impacto que ejerce sobre él el cambio climático”, explicó el ejecutivo de Croplife Latin América.

Tecnología española

Enfatizó que España es “un gran proveedor” de tecnología para combatir el gorgojo, cuyo impacto “es gigantesco”, ya que no solo daña el medio ambiente sino que deja pérdidas económicas.

Zuñiga destacó que estas plagas son un tema que requiere “atención” porque “no solo ponen en riesgo los bosques sino también la alimentación” de los pueblos.

Por ello, considera necesario “levantar conciencia” entre la ciudadanía sobre este problema y que entienda que su solución “no es un tema del Gobierno, sino de todos”. Además insistió en que es necesario “aplicar ciencia” para combatir la plaga, aunque señaló que “no se va exterminar, pero se puede controlar”.

Zuñiga participó esta semana en un foro sobre la incidencia del gorgojo en Honduras, un país forestal con una extensión de 112,492 kilómetros cuadrados que pierde de 600 a 800 kilómetros cuadrados de bosque cada año por la tala ilegal y los incendios.

El subdirector ejecutivo del Instituto de Conservación Forestal (ICF), Ángel Matute, coincidió con Zuñiga en que más que concienciar a la ciudadanía sobre el problema es “primordial” utilizar la ciencia en su combate.

Sin alerta temprana

En declaraciones a Acan-Efe, Matute lamentó que el país centroamericano tenga “un vacío” en el uso de la ciencia y no cuenta con “un sistema de alerta temprana” ante estas plagas.

No obstante, explicó que el Gobierno hondureño creó en agosto pasado, con apoyo de la comunidad internacional, una Comisión Interinstitucional para erradicar la plaga del gorgojo.

Entre las acciones que ha realizado el organismo incluye el corte de los árboles afectados y el aprovechamiento de la madera para obtener fondos que se destinen al combate de la plaga, así como a la reforestación de las zonas afectadas, añadió.

Esa plaga está “permanente” en el país centroamericano y su brote es producto de los efectos del cambio climático, señaló el funcionario.

Matute responsabilizó al cambio climático de la “catástrofe forestal” que atraviesa Honduras por la plaga del gorgojo de pino, “sin precedentes en la historia de Honduras”.

Enfatizó además que el cambio climático “es irreversible”, por lo que Honduras debe apostar a su “adaptación y mitigación”.

El avance

En opinión del director de la Asociación Hondureña de la Industria de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Ahsafe), Raúl Romero, es “preocupante” la forma “estrepitosa” en la que ha avanzado la plaga del gorgojo en Honduras.

En declaraciones a Acan-Efe, Romero aseguró que el gorgojo no solo afectará los pinares hondureños sino también “las condiciones agroecológicas” y, en consecuencia, impactará la seguridad alimentaria del país.

Destacó que uno de los “factores claves” para controlar esta plaga es “colaborar todos los sectores” y adoptar “acciones preventivas” para la protección y preservación de los bosques.

Resaltó que Honduras es el tercer país del mundo más vulnerable a los fenómenos naturales, como la sequía o excesos de lluvia, solo  superado por Mozambique y Haití, según organismos internacionales.

  • 223 millones de dólares ha dejado en pérdidas la plaga que ataca los pinares hondureños.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus