•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El empresario hondureño Yankel Rosenthal detenido el 6 de octubre en Miami, donde fue acusado por autoridades de Estados Unidos de lavado de dinero ligado al narcotráfico, recuperó su libertad en Nueva York, adonde había sido enviado a prisión pocos días después de su detención.

“Ya gracias a Dios junto con parte de mi familia”, indicó el mismo Rosenthal, de 47 años, quien salió el viernes de prisión y se defenderá en libertad, según versiones de medios locales de prensa difundidas ayer en Honduras.

Rosenthal comparecerá el 18 de marzo de 2016 ante un juez de Nueva York.

Dos días después de que el empresario fuera detenido en Miami, Estados Unidos también acusaba por el mismo delito al presidente del poderoso Grupo Continental, Jaime Rosenthal, y a su hijo Yani, quien se entregó a las autoridades de Estados Unidos y estuvo detenido varios días en la misma prisión en la que estaba su primo Yankel.

Jaime Rosenthal, reconocido político y banquero, quien además fue vicepresidente de Honduras de 1986 a 1990, ha negado las acusaciones contra él y su familia, mientras que el Estado de Honduras se ha asegurado de varias de sus propiedades.

Además, la Comisión Nacional de Bancos y Seguros procedió a la liquidación del Banco Continental, una de las empresas de la corporación de la familia Rosenthal.

Las acusaciones

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés) incluyó en una lista a “siete compañías como Traficantes de Narcóticos Especialmente Designados conforme a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Ley Kingpin) por desempeñar un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos.

Según la OFAC, los Rosenthal “proveen servicios de lavado de dinero y otros para apoyar actividades de tráfico internacional de narcóticos de múltiples traficantes de drogas centroamericanos y de sus organizaciones criminales”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus