•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El expresidente salvadoreño Francisco Flores afrontará el próximo 18 de enero un juicio por delitos de corrupción y lavado de dinero cometidos al desviar 15 millones de dólares de donaciones de Taiwán al país centroamericano, reveló hoy a Efe la querellante Bertha Deleón.

Este será el primer juicio que enfrente un expresidente en la historia democrática de El Salvador, y por el cual Flores podría pasar unos 40 años en la prisión.

Los referidos fondos fueron entregados por el Gobierno taiwanés para la ejecución de programas sociales entre 2003 y 2004, luego de que dos terremotos asolaran a la nación centroamericana en 2001.

"La vista pública está programada para el 18 (de enero de 2016), hemos recibido la notificación" del Tribunal Quinto de Sentencia de San Salvador, explicó Deleón.

También señaló que dicho tribunal "admitió" como testigos a los expresidentes salvadoreños Elías Antonio Saca (2004-2009) y Mauricio Funes (2009-2014).

"Tendrían que ser citados por la representación fiscal porque nosotros (como querella) no tenemos poder coercitivo, esperamos que la Fiscalía haga comparecer a los testigos que han sido aceptados", detalló Deleón.

Las primeras denuncias públicas contra Flores las hizo en 2013 el entonces presidente Funes, con base en un informe del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Por su parte, Saca ha sido señalado por la querella de tener acceso a una cuenta del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que lo llevó al poder al igual que a Flores y que ahora es oposición, a la que fueron desviados 10 millones de dólares.

Flores fue acusado en 2014 por la Fiscalía de apropiarse de 5 millones de dólares y desviar otros 10 hacia Costa Rica, Bahamas y finalmente a El Salvador a cuentas de ARENA.

Los delitos por los que Flores afrontará el juicio son peculado, enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y desobediencia de terceros.

En una primera instancia, la Fiscalía pidió al juez de la etapa de instrucción, Miguel Ángel García Argüello, que no se incluyera el delito de lavado de dinero y desestimó la solicitud de la querella de agregarlo a la causa.

No obstante, el juzgador señaló que existían los elementos para que Flores sea procesado por blanqueo, debido a que los movimientos de los 10 millones entre bancos de los mencionados países "configuran preliminarmente el delito de lavado de dinero".

Detalló que estos tenían como objetivo "ocultar" el origen de los fondos que eran un "capital ilícito" proveniente del peculado.

Empero, la acusación de enriquecimiento ilícito se mantuvo porque dentro de las declaraciones patrimoniales hechas por el acusado al finalizar su período presidencial no se justificó un ingreso por más de 343,000 dólares, que son indicio del referido delito, según García Argüello.

En una confesión inesperada, el expresidente Flores admitió el 7 de enero de 2014 ante una comisión del Congreso que recibió sumas millonarias de Taiwán en cheques a su nombre, al margen de las cuentas públicas, pero sostuvo que las entregó para programas y obras de su Gobierno.

Sin embargo, la comisión legislativa señaló en su informe del 25 de febrero, que no es vinculante, que Flores se habría apropiado en total de unos 70 millones de dólares de Taiwán.

Flores se encuentra recluido en los calabozos de la División Antinarcóticos de la Policía desde el pasado 3 de diciembre, cuando el juez García Argüello revocó el arresto domiciliar del que gozaba desde octubre de 2014, después de que este estuviera hospitalizado durante 19 días por una trombosis en una pierna.

Tras estar prófugo unos cuatro meses, el exmandatario se entregó a la Justicia el 5 de septiembre de 2014

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus