•   San Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, pidió perdón hoy, durante la conmemoración de los 24 años de la firma de los Acuerdos de Paz, por los crímenes de guerra cometidos por el Ejército durante el conflicto interno que vivió este país entre 1980 y 1992.

"Como comandante general de las Fuerzas Armadas, pido perdón a las víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos y a sus familiares", dijo el mandatario durante el acto celebrado en la capital salvadoreña.

El jefe de Estado reafirmó también su "compromiso con que hechos como esos jamás se repetirán" en la nación centroamericana.

"No volverán las prácticas autoritarias en el uso del poder y velaremos por las obligaciones del Estado con la verdad, la justicia y el perdón", expuso el que, como entonces comandante guerrillero también fue signatario de los acuerdos que pusieron fin a 12 años de guerra civil.

Destacó que con la firma de los Acuerdos de Paz El Salvador "se ganó el reconocimiento internacional por haber tenido la valentía y sabiduría de poner fin a una cruenta guerra a través del diálogo y la negociación".

De igual forma, aseguró que en 2016 "dedicaremos nuevos fondos para continuar con el pago de indemnizaciones para los afectados" de la masacre de casi un millar de campesinos ejecutada por el Ejército en 1981 en El Mozote, unos 201 kilómetros al noreste de San Salvador.

El mandatario no hizo referencia en su discurso a las ordenes de captura internacionales vigentes contra 17 militares vinculados con la matanza de 6 padres jesuitas en 1989 que no han sido ejecutadas por la Policía salvadoreña.

Las víctimas fueron los españoles Ignacio Ellacuría, Amando López, Juan Ramón Moreno, Segundo Montes e Ignacio Martín Baró y el salvadoreño Joaquín López.

Sánchez Cerén es el primer excomandante de la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en llegar al poder desde que esta organización se convirtió en partido político.

El referido pacto fue firmado por representantes del FMLN y el Gobierno el 16 de enero de 1992 en el Castillo de Chapultepec (México) con la mediación de la ONU.

La guerra civil salvadoreña, en la que se enfrentaron el Ejército, financiado por el Gobierno estadounidense, y el izquierdista FMLN, se saldó con unos 75.000 muertos y 8.000 desaparecidos.

La Comisión de la Verdad de la ONU, que se encargó de investigar los crímenes de guerra, acusó a las Fuerzas Armadas de cometer diferentes violaciones a los derechos humanos entre las que destaca la masacre de El Mozote y la de los padres jesuitas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus