•   Guatemala.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Procurador de los Derechos Humanos (PDH) de Guatemala, Jorge de León Duque, alertó ayer de que la desnutrición crónica, que afecta al 46.5% de los menores de 5 años en Guatemala, lastra su crecimiento físico e intelectual y agrava su mortalidad.

"Las consecuencias" de la desnutrición son, "a corto plazo, una menor resistencia a las infecciones y un mayor riesgo de mortalidad.

A mediano y largo plazo, formación deficiente del capital humano, menores ingresos y un mayor riesgo de enfermedades crónicas", señaló el Procurador en el Informe Anual Circunstanciado 2015.

De León Duque insistió en que "la desnutrición crónica o aguda no solo compromete los derechos a la vida, salud y alimentación, sino que también afecta a otros como la educación, la posibilidad de tener un trabajo digno y el desarrollo completo". La desnutrición crónica, asociada habitualmente a la pobreza del interior de Guatemala, provoca un retardo en el desarrollo físico y en ocasiones intelectual de los menores. "Por su magnitud", afirmó el Procurador, "es uno de los problemas más importantes en el país". 

Para frenar la desnutrición, los programas de ayuda deben abordar "las causas inmediatas, básicas y subyacentes del fenómeno de forma integral", enfocando sus acciones en "los grupos vulnerables". La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) realizó un llamamiento internacional para dotar con 55 millones de dólares un plan de ayuda humanitaria que beneficiaría durante un año a 70,000 familias guatemaltecas afectadas por la grave sequía que ha arruinado las cosechas del Corredor Seco.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus