•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El gobierno hondureño creó tribunales especiales para combatir las extorsiones de los jóvenes pandilleros que aterrorizan a los pequeños comerciantes y a los trabajadores del transporte público, informó este sábado el presidente del poder Judicial, Rolando Argueta.

En un mensaje en la red social Twitter, el funcionario escribió: "Al pueblo hondureño anuncio que la Corte Suprema de Justicia creó los juzgados de jurisdicción nacional para la combatir (el) delito de extorsión".

Los juzgados tienen "como fin combatir de forma más efectiva este delito que afecta a miles de hondureños", añadió en otro tuit.

Miles de jóvenes pandilleros asesinan a comerciantes, así como pasajeros, propietarios y empleados del transporte público, en diferentes ciudades de Honduras, por negarse a pagar el llamado "impuesto de guerra".

100 dólares es lo que cobran de "renta" las temidas pandillas Mara Salvatrucha y Pandilla 18 en Honduras.    

Hasta cinco grupos cobran a los comerciantes una renta semanal de 100 dólares o más, entre ellos las temidas Pandilla 18 o Mara Salvatrucha (MS-13).

El Gobierno creó la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA), una unidad de la policía para atender denuncias y capturar a responsables del delito, pero en muchos casos los acusados salen en libertad rápidamente por temor de los jueces de los tribunales comunes.

Los jueces con jurisdicción nacional gozan de mayor protección porque, además, atienen casos de otras zonas del país, diferente a la ciudad donde están establecidos.

  • Los juzgados tienen "como fin combatir de forma más efectiva este delito que afecta a miles de hondureños", entre los que se incluyen pasajeros y propietarios de buses.

Hace dos semanas, el presidente Juan Orlando Hernández urgió a Argueta, durante un acto público en el sur del país, a nombrar los jueces nacionales contra la extorsión y la corrupción ante la impunidad en que quedan quienes cometen esos delitos por temor de los juzgados comunes.

Medidas urgentes

El Congreso de Honduras aprobó el jueves pasado un decreto de emergencia para acelerar la depuración de la policía, al comprobarse que los actuales jefes encubrieron mandos anteriores que mandaron a matar al zar antidrogas Arístides González, informaron fuentes legislativas.

En su primer artículo, el decreto, aprobado por la mayoría de los 128 diputados de la cámara, "declara de emergencia y seguridad nacional la depuración de la Policía Nacional por el término de doce meses".

"Es causa de separación de la Policía Nacional la falta de idoneidad para el ejercicio de su función o la pérdida de confianza", añade el decreto enviado al Legislativo por el presidente Juan Orlando Hernández.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus