•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, dijo ayer que su Gobierno continuará con el pulso por reformar el sistema de pensiones pese a no contar con el apoyo necesario en la Asamblea Legislativa.

“Nosotros estamos conscientes que hay que cambiar ese sistema. El país está endeudado con 3,500 millones de dólares por las pensiones.

Llegará un momento en que el Estado no podrá cubrir las pensiones”, dijo el mandatario durante el programa “Gobernando con la Gente” en la localidad de Chalchuapa (noroeste).

El Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, presentó a la Asamblea Legislativa en febrero pasado una propuesta de reforma a la Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones. 

El pasado jueves se esperaba que el Congreso, donde el oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) posee 31 de 84 escaños, votara la moción, pero esta no entró en la agenda.

Señalamientos 

El jefe de Estado también criticó una “campaña impulsada por ciertos sectores que acusan al Gobierno de querer apropiarse” de los fondos de pensiones y aseguró que esas “campañas de terror” obedecen a intereses de “grupos minoritarios”.

“Les digo a todos los pensionados que la reforma no les afecta, seguirán recibiendo su pensión, el cambio se va a dar en las empresas administradoras, ese es el sistema que creemos que hay que cambiar. Hago un llamado a que tomemos medidas para que el Estado pueda garantizar las pensiones”, explicó.

Aseguró que la propuesta del Ejecutivo busca “garantizar una pensión digna” para la población, quitarle carga al Estado y lograr un sistema sostenible. “No es una reforma confiscatoria, el Estado no le está quitando a nadie, no puede quitárselos, si esas aportaciones van a una cuenta especial en Hacienda, esa cuenta no se puede utilizar para gastos”, aseguró Sánchez Cerén. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus