•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un programa impulsado por la Unión Europea (UE) y las Naciones Unidas busca que más 9.000 infantes que huyen de la violencia y viven en centros de recepción o albergues en Honduras, El Salvador y Guatemala accedan a actividades educativas y de protección, informó hoy una fuente oficial.

Se trata del proyecto Educación en emergencias de 2016, lanzado por la UE, que aportó 770.000 dólares, y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Será implementado en los departamentos de Usulután, San Miguel, Santa Ana y San Vicente en El Salvador; en los departamentos de Petén y Quetzaltenango en Guatemala; y los departamentos de Tegucigalpa, Francisco Morazán y Cortés en Honduras, indicó Acnur en un comunicado difundido este martes en Panamá.

El proyecto pretende contribuir al desarrollo de los niños y aumentar de la seguridad en los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala) a través de programas de educación, sensibilización y protección, dijo el organismo mundial.

La Agencia de la ONU indicó que en el marco del programa más de 500 funcionarios públicos y trabajadores de la sociedad civil recibirán capacitaciones sobre las necesidades educativas y de protección de los niños, y que aproximadamente 30.000 personas recibirán material de sensibilización y promoción.

El proyecto Educación en emergencias de 2016 se enfoca en atender a los niños "que se encuentran con mayor riesgo de quedarse fuera de las escuelas, o que ven su educación interrumpida por la violencia", dijo el director de la oficina regional para América Central, México y el Caribe de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO), Vicente Raimundo.

"Para estos niños y adolescentes centroamericanos poder tener acceso a la educación y la protección en espacios seguros es prioritario para construir su futuro", añadió por su parte el representante de la oficina regional del Acnur para América Central, Cuba y México, Andrés Ramírez.

Centroamérica, en especial el Triángulo Norte, es una de las zonas del mundo más violentas pese a que no se desarrolla una guerra convencional. La presencia de traficantes ilegales de drogas y personas, además de las peligrosas pandillas, afectan gravemente la vida en una región marcada por la pobreza.

"La migración por la pobreza y la exclusión social coexiste (en el Triángulo Norte) con un creciente fenómeno de desplazamiento forzado generado por la violencia del crimen organizado: las maras y carteles de la droga", dijo la semana pasada el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

"Se trata de formas de desplazamiento relativamente nuevas que requieren respuestas innovadoras", agregó.

La UE ha asignado en 2016 un total de 58,2 millones de dólares para proyectos de educación para los niños que viven en áreas afectadas por emergencias.

"Para finales del 2016, se habrá ayudado a más de 3,8 millones de niños en 46 países alrededor del mundo, algunos de ellos en América Latina, como es el caso de Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Venezuela", indicó el comunicado de Acnur.

De acuerdo con las Naciones Unidas, cerca de 9,9 millones de niños en el mundo son refugiados en la actualidad y un estimado de 19 millones se han visto forzados a desplazarse dentro de su propio país debido a los conflictos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus