•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los presidentes de Guatemala y Honduras, Jimmy Morales y Juan Orlando Hernández, respectivamente, acordaron ayer fortalecer las acciones en contra de las pandillas y el narcotráfico, lo cual servirá para prevenir una migración de mareros y delincuentes que operan de forma trasnacional.

En una conferencia de prensa conjunta, posterior a un encuentro privado celebrado en la Finca Santo Tomás, en el departamento sureño de Escuintla, los dos mandatarios se mostraron satisfechos por los acuerdos logrados, que serán trasladados próximamente a El Salvador, pues las tres naciones integran juntas el Triángulo Norte de Centroamérica.

"Hemos creído que si la criminalidad organizada tiene sus tentáculos, se mueve y ejecuta operaciones en contra de nuestra gente sin importar fronteras ni otro tipo de barreras, los Estados tenemos que hacer un esfuerzo en conjunto, coordinado y altamente efectivo", proclamó Hernández, quien aseguró que a partir del día de hoy (ayer) inicia una nueva etapa entre ambos países.

Estos trabajos compartidos, la antesala de un "esfuerzo tripartito" para dar "seguridad, paz y tranquilidad" a los ciudadanos, permitirán además prevenir la migración de los grupos delictivos, que con la represión buscan nuevos lugares donde operar.

"Por eso es importante estructurar este esfuerzo de manera coordinada y de manera tripartita", porque sino se combate regionalmente no será efectivo, añadió.

Guatemala integra, junto a Honduras y El Salvador, el llamado Triángulo Norte de Centroamérica, considerada una de las zonas más violentas del mundo tanto por el aumento del narcotráfico, las pandillas y la presencia de aliados de los carteles mexicanos, como por la debilidad de las instituciones estatales. Para luchar contra ello, entre otras cosas, explicó Morales, los dos países acordaron fortalecer programas ya existentes, como el Grupo de Alto Nivel en Seguridad y Justicia (Gansej), que tiene como objetivo el trabajo conjunto en Inteligencia para el combate del crimen organizado transnacional o el Centro de Antipandillas Trasnacionales (CAT).

FUERZA CHORTI

El trabajo en conjunto con Honduras, indicó el presidente guatemalteco, ya ha dado sus frutos con la fuerza de Tarea Interinstitucional Chortí, ubicada en la frontera, que ha permitido lograr "muchas bandas de delincuencia organizada".

"Quiero dar fe, la fuerza Maya Chortí (...) ha sido sumamente efectiva. Ya ahora la zona del occidente de Honduras, fronteriza con Guatemala, dejó de ser un paraíso para narcotraficantes y miembros del crimen organizado que tanto daño y tantas muertes nos causaron a lo largo de estos 20 años", completó Hernández.

Centroamérica, en especial el Triángulo Norte, es una de las zonas del mundo más violentas pese a que no se desarrolla una guerra convencional, y esta tesitura afecta gravemente a la vida de una región marcada por la pobreza que ha decidido emigrar de forma masiva a Estados Unidos y México, los principales destinos.

Y para hacer frente a esta violencia y a la falta de oportunidades que provoca la inmigración, el pasado febrero, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, solicitó al Congreso una partida de 750 millones de dólares de ayuda a Centroamérica dentro del presupuesto de 50,100 millones para el año fiscal 2017.

Esos 750 millones se sumarían a los otros 750 millones aprobados por el Congreso en diciembre pasado para afianzar el fortalecimiento institucional de los países de origen del mayor grueso de indocumentados: Guatemala, El Salvador y Honduras, bajo el conocido Plan de la Alianza para la Prosperidad. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus