•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La directora del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por su nombre en inglés), Sarah Saldaña, alertó hoy de un repunte de la migración procedente de Centroamérica e insistió en que las autoridades norteamericanas extremarán las deportaciones de los llegados de 2014.

Entre el 1 de octubre de 2015 y agosto de 2016, un total de 29.289 guatemaltecos han sido deportados, un cifra ligeramente inferior a la del anterior periodo cuando lo fueron 30.807.

Pese a este ligero descenso, en los últimos meses las autoridades estadounidenses han detectado un cambio en el "patrón" comparado con años anteriores, cuando la llegada de migrantes se reducía con la llegada de los meses de verano.

Así lo remarcó Saldaña, quien alertó que las cifras de migrantes podrían acercarse a las de 2014, cuando una ola de indocumentados, en especial niños no acompañados, causó una crisis humanitaria.

De hecho, hace escasos días, un grupo de 1.500 migrantes, en su mayoría centroamericanos, trataron de cruzar la frontera por Texas.

En el año fiscal 2015, México repatrió a 166.000 centroamericanos, entre ellos a unos 30.000 niños y adolescentes, mientras que EE.UU. deportó a más de 75.000.

Para hacer frente a la violencia y falta de oportunidades que provoca la inmigración, el pasado febrero, el presidente de EE.UU., Barack Obama, solicitó al Congreso una partida de 750 millones de dólares de ayuda a Centroamérica dentro del presupuesto de 50.100 millones para el año fiscal 2017.

Esos 750 millones se sumarían a los otros 750 millones aprobados por el Congreso en diciembre pasado para afianzar el fortalecimiento institucional de los países de origen del mayor grueso de indocumentados, Guatemala, El Salvador y Honduras.

Paralelamente, alertó Saldaña, las autoridades estadounidenses han decidido intensificar la vigilancia y deportación de migrantes, fijando como prioridad los llegados después de enero 2014.

Hoy mismo, un vuelo con 98 personas deportadas, entre ellas 6 mujeres, aterrizó en la fuerza aérea de la capital de Guatemala procedente de Estados Unidos.

"No han cambiado las leyes", reiteró Saldaña, quien instó a las familias centroamericanas a no tratar de alcanzar territorio norteamericano ya que aunque logren cruzar sobreponiéndose a los riesgos de las mafias que operan en la zona no podrán permanecer en el país.

A estos grupos que trafican con personas, con precios que rondan los 3.000 dólares, la responsable de la inmigración estadounidense aseguró que seguirán siendo perseguidos: "Los estamos buscando".

Saldaña, quien en los últimos días ha mantenido reuniones de alto nivel en Honduras y El Salvador, mantuvo hoy mismo un encuentro con el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, del cual se marchó "satisfecha": aunque los avances son lentos, el país centroamericano mantiene su compromiso para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos como requisito fundamental para frenar la migración.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus