•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El comisionado de los Derechos Humanos en Honduras, Roberto Herrera, alertó ayer de una posible epidemia de fiebre amarilla en el país y urgió a las autoridades sanitarias a tomar medidas preventivas.

En un comunicado de prensa del organismo humanitario, Herrera indicó que la fiebre amarilla "podría convertirse en otra epidemia si no se toman las medidas sanitarias necesarias" en Honduras.

Señaló además que el territorio hondureño es utilizado por inmigrantes que "experimentan epidemias y que vienen de países fuera de América, y transitan por países americanos que ya presentan algunos casos de fiebre amarilla".

La fiebre amarilla es una enfermedad viral endémica en África, que se transmite por la especie de mosquitos "aedes aegypti" -el mismo que es portador de otras enfermedades, como el zika, dengue y chikungunya- y que prolifera en las zonas urbanas, especialmente en lugares donde hay agua estancada.

Para Herrera, lo primordial ahora es garantizar una mejor vigilancia, ya que en las primeras fases de la enfermedad, apenas se muestran síntomas, controlar a las poblaciones de mosquitos y realizar campañas de vacunación. "El derecho humano a la salud de la población hondureña y de los inmigrantes debe ser garantizado con asistencia de controles sanitarios adecuados y con diagnósticos de laboratorios, en los puntos fronterizos", subrayó. 

Hay vacunas

Destacó que en Honduras  se cuenta con una vacuna contra esa enfermedad, pero recomendó a las autoridades sanitarias aumentar la disponibilidad de dosis. "Se trata de (declarar) una alerta temprana para prevenir esa enfermedad y no para alarmar sobre casos que aún no están ocurriendo", enfatizó Herrera, quien dijo que el organismo humanitario "apoyará" todas las medidas del Estado.

Dijo además que espera que a las "acciones preventivas" se sume la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Cruz Roja Internacional y la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), para ir "preparando mecanismos" que permitan atender a la población.

También pidió que exista "una mayor disponibilidad y accesibilidad" de la vacuna para que la población pueda evitar el contagio.

"Necesitamos tomar mayores medidas, como Estado, para poner controles sanitarios más rigurosos, realizar análisis de laboratorio in situ para proteger tanto la salud de nuestras comunidades, como la salud de las personas que están transitando por nuestro país y contar con vacunas suficientes", enfatizó Herrera. Al menos 200 inmigrantes indocumentados cruzan a diario el territorio hondureño por el departamento sureño de Choluteca, limítrofe con Nicaragua, de acuerdo a la información oficial.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus