•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El expresidente salvadoreño Elías Antonio Saca (2004-2009) se negó ayer a brindar declaración ante la jueza que lleva el proceso por los delitos de corrupción que supuestamente cometió al desviar 246 millones de dólares del presupuesto público a cuentas privadas.

Tras finalizar los alegatos de la defensa, la jueza Nelly Pozas preguntó a Saca si quería dar su declaración bajo la condición de que en cualquier momento podría ser cuestionado por la Fiscalía, a lo que respondió "no, su señoría".

Lo mismo ocurrió con los otros 6 implicados, acusados de los delitos de peculado, agrupaciones ilícitas y lavado de dinero.

Junto a Saca son procesados sus exsecretarios Privado, de Comunicaciones y de Juventud, Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente.

A ellos se suman Pablo Gómez, Francisco Rodríguez Arteaga y Jorge Alberto Herrera, "colaboradores directos del expresidente Elías Antonio Saca", aún empleados de la Presidencia. Todos arrestados el domingo reciente.

Pese a guardar silencio durante la audiencia, Saca aseguró ayer mismo a la prensa que "nosotros somos inocentes de todos los cargos que nos imputa la Fiscalía y lo vamos a demostrar durante todo el proceso", porque "en nuestro gobierno hicimos todo de acuerdo a la ley".

Según el fiscal general, Douglas Meléndez, estas personas operaban una estructura al interior de la Presidencia que movió los 246 millones de dólares a 14 cuentas personales de Charlaix, Rodríguez y Gómez, de las que posteriormente retiraron 116 millones de dólares "en efectivo", de los que lavaron 6 millones.

Durante el primer día de audiencia, que se prolongó por más de 7 horas, la Fiscalía aseguró que los negocios de Saca tuvieron "ingresos desmesurados", fruto del desvío millonario y que tras la salida de la Presidencia comenzaron a reportar pérdidas. Saca, que gobernó bajo la bandera de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), de donde fue expulsado en 2010 y luego formó el partido de centro-derecha Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), es el segundo expresidente salvadoreño de derecha llevado ante la Justicia por delitos de corrupción.

El fallecido expresidente Francisco Flores (1999-2004), de Arena, afrontó un proceso penal por supuestamente malversar 15 millones de dólares de donaciones taiwanesas destinados a la atención de las víctimas de dos terremotos que asolaron el país en el 2001.

Ninguno de los implicados formó una estructura al interior de Casa Presidencial, tal como lo establece la Fiscalía, para desviar fondos del Estado, por lo que consideramos que el término de agrupaciones ilícitas no es válido".  Abogado defensor del expresidente Antonio Saca.

Piden anulación

Los abogados defensores del expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009) y 6 implicados, acusados de corrupción, pidieron ayer a la jueza, durante la segunda jornada de audiencia inicial en su contra, la anulación del delito de agrupaciones ilícitas.

Según la defensa, la implicación de dicho delito no "cuenta con suficientes y robustos elementos que lo sustenten, ya que la Fiscalía no ha podido establecer por qué se les imputa este delito".

Lea: La defensa de expresidente salvadoreño Saca y colaboradores piden libertad

"Ninguno de los implicados formó una estructura al interior de Casa Presidencial, tal como lo establece la Fiscalía, para desviar fondos del Estado, por lo que consideramos que el término de agrupaciones ilícitas no es válido", añadió. Mario Machado, uno de los defensores, agregó que después de estudiar lo planteado por la Fiscalía, en el primer día de audiencia, "su acusación está en crisis" y no tiene "el suficiente peso para que los detenidos continúen en prisión en lo que queda del proceso".

Los abogados también exigieron que los procesados afronten la etapa de instrucción en libertad, pues "ninguno de ellos tiene pensado salir del país para no afrontar el proceso que se lleva en su contra".

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus