•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un jefe de la Policía salvadoreña y su hijo fueron asesinados hoy a tiros en el interior de un autobús del transporte público por sujetos armados con fusiles y cubiertos con pasamontañas, informó una fuente oficial.

El subinspector Lorenzo Rojas Herrera y su hijo Marvin Antonio Rojas, mayor de edad, fueron atacados en una carretera que conduce hacia el volcán de San Salvador, en el cantón San Juan Los Planes de la localidad de Quezaltepeque (noroeste), reconocida por una alta presencia de pandillas.

El director del cuerpo de Seguridad, Howard Cotto, indicó hoy que la "evidencia física" encontrada en el lugar da cuenta de que se realizaron al menos 40 disparos con armas 9 milímetros y fusiles AK-47.

El grupo que perpetró el ataque "debe haber sido de entre 4 y 5 sujetos, que portaban gorros pasamontañas", acotó el director.

Hasta el momento solo han sido detenidos, "en vías de investigación", 5 hombres como parte de un operativo de búsqueda de los atacantes.

Según reportes de la prensa local, durante el atentado también resultó herida la esposa del oficial asesinado, pero las autoridades no han desmentido ni confirmado la información.

Con el asesinato de Rojas escaló a 64 el número de uniformados salvadoreños ultimados en lo que va de 2016, 44 policías y 20 militares, la mayoría cuando se encontraban de licencia.

Los crímenes son atribuidos principalmente a la pandilla Mara Salvatrucha (MS13).

El ministro de Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, aseguró hoy mismo durante una entrevista televisiva que "toda la fuerza del Estado" está dirigida "contra todos los grupos que están provocando" los asesinatos de policías.

"Vamos a identificar a todos aquellos que, de una u otra forma, han tenido que ver para que estos hechos se hayan concretado" y "vamos a eliminar la amenaza, a través de la captura" de los involucrados, aseguró Landaverde.

Este recrudecimiento del asesinato de uniformados, que solo en noviembre suma al menos 11 crímenes, llevó a la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) a proponer este lunes dos iniciativas para proteger a policías y militares de los ataques de las pandillas, y asistir a las familias de los caídos.

El Salvador registró hasta el pasado octubre una disminución de más de 1.000 asesinatos en comparación con el mismo lapso del 2015, pero la baja se ha visto empañada por esta ola de asesinatos de agentes.

Entre enero y octubre anteriores, esta nación centroamericana registró 4.585 asesinatos, 18,4 % menos que los 5.622 de ese periodo de 2015. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus