•   San José  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, se mostró hoy enfadado con lo que calificó como el "turismo morboso" de personas que visitan y toman fotos a los pueblos devastados por el huracán Otto, y entorpecen las labores de ayuda humanitaria.

"Hemos constatado lo que hemos llamado 'turismo morboso' de gente que se está yendo a Upala (norte) para ver qué encuentran y qué fotos toman", declaró un enojado Solís en una conferencia de prensa sobre los operativos de ayuda humanitaria.

El mandatario anunció que los accesos a la comunidad de Upala, una de las más afectadas por Otto, serán cerrados y solo quedará habilitada una vía de entrada con prioridad para los vehículos de socorro y de distribución de suministros.

"Esta situación está obligando a que la Policía de Tránsito implemente un operativo verdaderamente riguroso en Upala. A las personas que no tengan nada que hacer ahí las vamos a sacar", expresó Solís.

El mandatario dijo que hay mucha gente que llega en sus vehículos para entregar alimentos y prestar colaboración, a quienes agradeció y pidió que lo mejor es que canalicen las donaciones a través de la Cruz Roja.

"Solamente habrá una entrada y una salida regulada por la Policía de Tránsito hasta que la operación esté concluida, esto para que se puedan mover las ambulancias y que la gente que lo necesita pueda llegar al hospital", dijo el presidente.

El mandatario anunció que visitará la zona afectada la próxima semana, pues prefiere dar tiempo para que las autoridades de rescate y atención de la emergencia lleven a cabo su trabajo sin distracciones.



Otto es el primer huracán que impacta directamente a Costa Rica desde que se tienen registros e ingresó al país en categoría 2, con vientos de hasta 175 kilómetros por hora y lluvias de 200 litros por metro cuadrado, que equivalen a las precipitaciones de todo un mes de invierno.

Esto causó severas inundaciones, derrumbes y avalanchas de agua, tierra, piedras y árboles, principalmente en los cantones de La Cruz, Upala, Guatuso, Los Chiles y Bagaces.

El primer balance oficial de la Comisión Nacional de Emergencias da cuenta de al menos 10 personas fallecidas, 11.000 damnificados y 2.778 kilómetros de caminos y carreteras dañados en un total de 412 pueblos.

Los daños preliminares en carreteras se calculan en 13 millones de dólares, con solo una ruta cerrada en Bagaces por la destrucción de un puente, y además se contabilizan 1.598 viviendas con algún tipo de afectación.

La CNE mantiene abiertos 30 albergues oficiales, en los que hay 3.419 personas.

Las autoridades continúan hoy las labores de ayuda humanitaria por aire y tierra para llevar suministros básicos y alimentos a las poblaciones más afectadas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus