•   Ciudad de Guatemala, Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Uno de los 4 monitores retenidos desde el domingo por un grupo de pandilleros en un correccional de Guatemala, donde ya han fallecido dos personas en medio de la crisis, pidió hoy a las autoridades que cumplan con las exigencias de sus jóvenes captores para poder vivir.

“Estamos suplicando y el Gobierno no quiere hacer nada (...) Dicen que están en procedimiento pero no ponen atención a nuestras vidas. (...) Estamos entre la vida y la muerte y el presidente (Jimmy Morales) no pone atención”, proclamó el hombre retenido, Aroldo Muñoz, desde una ventana.

Al menos 2 personas fallecieron y otras 4 que custodiaban el centro Etapa II, ubicado en el municipio de San José Pinula, permanecen desde el domingo como rehenes de unos jóvenes recluidos que exigen que trasladen a ese lugar a otros compañeros que están internos en el centro Las Gaviotas, en la zona 13 de la capital.

Muñoz confirmó que él y los otros tres monitores retenidos están bien y exigió premura a las autoridades para hacer el traslado que los pandilleros solicitan porque “los adolescentes también tienen razón”.

Por la misma ventana apareció uno de los jóvenes captores, que prefirió no dar su nombre, y pidió que “traigan a los demás compañeros, que allí donde están corren peligro”, y advirtió que por ahora están hablando de “buena manera” y que las autoridades “no quieren colaborar”.

En sus breves declaraciones, el joven señaló que sufren “mucho maltrato. Ya mucho aguantamos. Sino colaboran pues... No estamos solos pues. Solo queremos a los jóvenes, nada más”.

“Mucho maltrato por parte de la Secretaría (de Bienestar Social de la Presidencia -a cargo del centro-). Ustedes (a los periodistas) piensan que estamos contando muchas mentiras”, proclamó mientras narró como desde ayer domingo, en horas de la mañana, no les dan comida y que les cortaron el agua y la luz.

Cuestionado sobre por qué mataron a dos de las personas que los custodiaban, de los 7 que tomaron como rehenes, dijo que ya habían liberado a uno -con 22 heridas de arma blanca- y que estaban hartos de los maltratos, que eran “diarios”, pues “muchos nos golpean”.

Según la Policía Nacional Civil (PNC), en el interior del centro estatal Etapa II hay 47 jóvenes de la pandilla Barrio 18, y 26 de ellos son “los inconformes” que desde ayer se armaron con palos, escaleras y cualquier utensilio que encontraban a su paso, además de prender un pequeño incendio que pronto fue sofocado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus