•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La tormenta tropical Nate, que se ubica en el Caribe centroamericano, ha provocado en Costa Rica graves inundaciones, miles de damnificados y albergados, así como siete víctimas mortales y grandes daños materiales aún por cuantificar.

El informe más reciente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) da cuenta de más de 5.000 personas refugiadas en los 80 albergues que se han habilitado en todo el país, de las cuales unas 600 tuvieron que ser rescatadas por la Policía, los Bomberos y la Cruz Roja.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, decretó este jueves emergencia nacional para agilizar la movilización de recursos para atender a los damnificados, e hizo un llamado a la calma a la población para que atiendan las órdenes de las autoridades.

"Hago un llamado a la calma. Este es un evento complejo, de alto impacto, que requiere de unidad nacional para enfrentarlo. Es muy importante mantener la calma y que las personas se desplacen a los albergues cuando sea necesario", declaró Solís en rueda de prensa.

La tormenta, uno de los peores desastres naturales de los últimos años en Costa Rica, está dejando a su paso comunidades enteras y comercios inundados, algunos a la altura de los techos, así como plantaciones agrícolas anegadas, a lo que se suman puentes derrumbados y carreteras seriamente afectadas.

Las mayores afectaciones se presentan en las provincias de Guanacaste (noroeste) y Puntarenas (sur), ambas en el Pacífico, así como Pérez Zeledón (sur), provincia de San José, donde diversas comunidades han sufrido serias inundaciones desde el miércoles.

En algunas de estas zonas ha caído en las últimas 24 horas la lluvia correspondiente al promedio de todo el mes de octubre, según los datos del Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

Aunque la tormenta Nate no impactó directamente a Costa Rica, sí ha generado grandes cantidades de lluvia por la nubosidad que el fenómeno atrae desde el Pacífico hacia el territorio costarricense.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ha confirmado la muerte de siete personas, entre ellas los nicaragüenses Rubí Urbina y Sergio Rodríguez, de 21 y 23 años, quienes murieron sepultados por un derrumbe en Llano Grande, provincia de Cartago (centro).

Los otros fallecidos son los costarricenses Mauricio Madrigal Jiménez, de 37 años y Roy Matamoros Madrigal, de 36, quienes murieron debido a la caída de árboles en Mora, provincia de San José, y Sarchí, provincia de Alajuela, respectivamente.

Un derrumbe en la localidad de San Marcos de Tarrazú, provincia de San José (centro), causó la muerte de una niña de tres años, mientras la caída de un árbol en Santa Cruz, provincia de Guanacaste (noroeste), provocó la muerte de Claudina Aguirre Castillo, de 51 años.

Otro menor de 13 años falleció debido a un derrumbe que cayó en su casa en Buenos Aires, provincia de Puntarenas (sur).

En total 18 carreteras están cerradas debido a derrumbes, inundaciones y colapso de puentes, mientras en otras 13 hay paso regulado.

Las autoridades están trabajando con maquinaria para limpiar las vías y reabrir el paso en los lugares que sea posible. Los aeropuertos se mantienen funcionando de manera normal, aunque varias de las aerolíneas han decidido cancelar al menos una veintena de vuelos este jueves como medida de prevención.

El estatal Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) sacó de operación cuatro plantas hidroeléctricas ante los grandes caudales de agua, y el Ministerio de Ambiente ha cerrado 14 parques nacionales para proteger la integridad de los turistas.

También se reportan averías eléctricas y de suministro de agua en las comunidades más afectadas por las lluvias. Las clases están suspendidas en todo el país y el Gobierno dio asueto a todos los trabajadores públicos, con excepción de quienes deben trabajar en la atención de la emergencia.

Nate seguirá provocando fuertes lluvias en Costa Rica al menos hasta mañana viernes, por lo que las autoridades mantienen la alerta roja para seis de las siete provincias del país y amarilla para la caribeña de Limón, donde las lluvias no han sido tan intensas.

Las proyecciones indican que la tormenta Nate, ubicada actualmente en el Caribe de Nicaragua, se trasladará hacia el norte a través de la costa del Caribe de Centroamérica y México, y que podría convertirse en huracán el sábado

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus