Secciones
Multimedia

Gobierno hace último intento por impulsar leyes fiscales en Costa Rica

Foto por: CORTESÍA / END

Proyectos que impulsará el Gobierno en el periodo de sesiones extraordinarias del Congreso tienen que ver con políticas salariales para ordenar el gasto.

El Gobierno de Solís ha logrado mantener el déficit fiscal por debajo de 6 % del PIB, pero ha advertido reiteradamente que esto no es sostenible en el mediano plazo sin reformas tributarias.

A seis meses de terminar su mandato en Costa Rica, el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís lanzó hoy el último intento para que la Asamblea Legislativa apruebe un paquete de leyes destinado a reducir el déficit fiscal.

El Gobierno informó hoy que las leyes fiscales serán la prioridad en el último periodo de sesiones extraordinarias de la Asamblea Legislativa, que va del 1 de diciembre al 30 de abril y en el que el Ejecutivo tiene la potestad de convocar los proyectos a discutir.

Tras más de dos años de abogar sin éxito por las iniciativas que aumenten los ingresos y varios cambios en los proyectos más importantes para intentar hacerlos viables, el Gobierno de Solís hará la última ofensiva para que se apruebe el Impuesto al Valor Agregado (IVA), modificaciones al de la renta, una regla fiscal que orden el gasto y cuatro textos sobre política salarial.

"Siempre hemos afirmado que nuestro compromiso con el país exige seguir realizando lo que esté a nuestro alcance para mejorar las finanzas públicas, cada vez más afectadas por la ausencia de acuerdos que permitan contar con leyes más eficaces y eficientes en materia hacendaria", declaró en un comunicado el vicepresidente y ministro de Hacienda, Helio Fallas.

El proyecto principal es la Ley para el Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, el cual plantea un IVA del 13 %, que sustituye al impuesto de ventas del mismo porcentaje, pero que amplía la base de productos y servicios por gravar.

En propuestas anteriores del Gobierno el IVA era del 15 %, pero tuvo que reducir esa aspiración en busca de acuerdos políticos.

El texto también incluye reformas al impuestos sobre la renta especialmente sobre "Rentas de Capital y Ganancias y Pérdidas de Capital", que según el Gobierno permitirá regular todo lo relativo a los ingresos generados por las rentas pasivas del capital y darle un tratamiento más homogéneo.

Otro punto de la iniciativa es el establecimiento de una regla fiscal, que establece que a medida que la relación deuda-PIB aumenta, la restricción de crecimiento del gasto corriente sea mayor.

Otros proyectos que impulsará el Gobierno en el periodo de sesiones extraordinarias del Congreso tienen que ver con políticas salariales para ordenar el gasto.

El déficit fiscal de Costa Rica viene en crecimiento desde el año 2009 tras la crisis económica internacional de 2008. En 2016 el déficit cerró en un 5,2 % del PIB y para 2017 las proyecciones oficiales indican que rondará el 6 %.

La deuda costarricense se encuentra en torno al 46 % del PIB, una cifra que las autoridades consideran preocupante.

El Gobierno de Solís, que terminará el próximo 8 de mayo, ha logrado mantener el déficit fiscal por debajo de 6 % del PIB, pero ha advertido reiteradamente que esto no es sostenible en el mediano plazo sin reformas tributarias.