Secciones
Multimedia

El Salvador lanza modelo de asistencia telefónica para comunidad LGTBI

Foto por: ARCHIVO / END

Las organizaciones sociales han señalado en diferentes ocasiones que la falta de una ley de identidad de género.

En los últimos 23 años unos 600 miembros de la comunidad LGBTI han sido víctimas de asesinatos de odio, según expertos.

El Gobierno de El Salvador lanzó hoy un modelo de asistencia telefónica para la comunidad LGTBI para "garantizar una atención respetuosa y garante de derechos" de esta población.

De acuerdo con el director de Diversidad Sexual de la Secretaría de Inclusión Social (SIS), Cruz Torres, el modelo quedó plasmado en un manual que detalla la forma en que los operadores de un centro de llamadas estatal especializado deben atender a la población de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales.

"La discriminación en la negación de un servicio puede generar consecuencias negativas que van desde no brindar información adecuada para solventar problemas específicos hasta la omisión de actuación y la exposición a mayor vulnerabilidad", reza parte de dicho manual.

Además, detalla los "términos adecuados y los que deben evitarse al dirigirse a las personas LGBTI e información conceptual sobre la temática LGBTI" y "metodologías operativas para que los agentes telefónicos orienten correctamente a las personas".

Las organizaciones sociales han señalado en diferentes ocasiones que la falta de una ley de identidad de género, la discriminación en ámbitos políticos, la violencia de las pandillas y de las fuerzas de seguridad son los principales problemas que afronta la población de la diversidad sexual.

Karla Avelar, exdirectora de la Asociación Comunicando y Capacitando a Mujeres Trans (COMCAVIS TRANS) y refugiada en Irlanda, aseguró en una entrevista con Acan-Efe en abril de 2016 que los cuerpos de seguridad y las pandillas son los "principales asesinos de miembros de la comunidad LGTBI".

De acuerdo con cifras dadas por Avelar, en los últimos 23 años unos 600 miembros de este segmento de la población han sido víctimas de asesinados de "odio", de los que la mayoría están en la impunidad.