•   LEÓN  |
  •  |
  •  |

Un hecho que desconocían las autoridades, pero que ocasionó interés a nivel internacional, fue el nuevo récord de velocidad mundial con una bicicleta de montaña, que recientemente obtuvo el ciclista austriaco, Markus Stockl, al descender a una velocidad de 164.95 kilómetros por hora en un recorrido de 550 metros, en el volcán Cerro Negro, en el departamento de León.

El intrépido ciclista de 36 años ya poseía la mejor marca sobre nieve, pero el primero de junio del presente año, superó el récord establecido hace nueve años por el francés Eric Barone, quien desafió el miedo y demostró al mundo entero que, en Nicaragua, existe un lugar espectacular y con las condiciones adecuadas para el desarrollo de deportes extremos.

Hazaña en silencio
Pero la visita y la travesía del valeroso deportista pasó inadvertida no solo para los medios de comunicación, sino para el Instituto Nicaragüense de Cultura (Intur), la Oficina de Información Turística Municipal, la Cámara Nicaragüense de Turismo (Cantur), así como para todas las tour-operadoras e instituciones deportivas que funcionan en la localidad.

La realidad es que Stockl optó por el anonimato, sin embargo, a través de un vídeo que circuló este jueves por internet, observamos al austriaco recorriendo el parque central de León, y posteriormente, junto a su equipo, se aprecian los momentos culminantes del desafío, que le permitió batir un nuevo récord mundial.
De acuerdo con información difundida por cables internacionales, Stockl recorrió una pendiente de 500 metros, de arriba hacia abajo, en el sector oeste, que ocupa una inclinación de 40 grados. Utilizaba un casco aerodinámico, vestuario ajustado, zapatos y lentes oscuros. La travesía duró alrededor de 40 segundos.

El logro de Stockl fue observado muy de cerca por el francés Eric Barone, quien hace nueve años estableció el récord del mundo de velocidad, tanto para bicicletas de serie como para prototipos, con una serie de espectaculares descensos por la ladera del volcán Cerro Negro. Pero un horrible accidente en ese mismo lugar, justo cuando estaba frenando tras la consecución de uno de esos récords, acabó abruptamente con su carrera.

Cerro Negro más atractivo
Cada día más turistas visitan el Cerro Negro, uno de los volcanes más jóvenes del planeta, tiene 450 metros de altura, con un cráter de unos 50 metros de diámetro. Muchos deportistas, además de practicar el “Volcano Boarding”, o deslizamiento en tablas, se inspiran para batir récords mundiales.

El surf volcánico se practica en el Cerro Negro desde 2005. El primero en hacerlo fue, en 2005, un australiano que vivía en Nicaragua. Los surfistas pueden alcanzar una velocidad de unos 80 km/h, aunque lo más alucinante no es la velocidad, sino el paisaje negro y la ceniza que se derrama por la falda de la montaña hasta penetrar en el verdor de la selva.