7 de diciembre de 2011 | 04:00:00


Presunto comando armado denominado “DFC 380” ejecutó a funcionario

Siuna, RAAN, Nicaragua | END

Matan a Secretario FSLN


Se hacen llamar “Frente Democrático Costeño 380” y dispararon 11 veces contra funcionario del partido rojinegro en Mulukukú

Gilberto Ariel Artola | País

Matan a Secretario FSLN
CORTESÍA POLICÍA NACIONAL La tranquilidad de la ciudadanía costeña se interrumpió tras las elecciones, cuando simpatizantes liberales se plantaron en la comunidad de Coperna, acción que terminó en un enfrentamiento entre fuerzas policiales y un grupo de personas que se encuentran huyendo.


comentar

Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

La subregión minera de la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, fue el escenario del presunto surgimiento de una agrupación armada antisandinista autodenominada “Frente Democrático Costeños 380”, que se acreditó el asesinato de Carlos Alí García Hernández, secretario político del FSLN en la comarca Luku Paraska, municipio de Mulukukú.

La vocera de la Policía Nacional en el Triángulo Minero, Prinzapolka y Mulukukú, teniente Magdalena Bucardo, confirmó la muerte de García Hernández, Secretario Político suplente del partido de gobierno en la comunidad de Luku Paraska, ubicada a 60 kilómetros de Mulukukú.

 

Viene de la primera página
Según versiones policiales, García Hernández, de 43 años, fue sacado la mañana del lunes de su vivienda y acribillado de 11 balazos, por ocho hombres uniformados y armados de fusiles AK, que se identificaron como miembros del Frente Democrático Costeño 380 (FDC 380), quienes pintaron en las paredes la frase: “Dios, Patria, Democracia y Libertad o Muerte”, y “estos son los resultados de las elecciones que se robaron”.

Antecedentes de violencia
La polarización y confrontación política en el llamado Triángulo Minero surgió antes de los comicios de noviembre pasado, cuando un grupo de hombres armados asesinó al dirigente de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC), José Aristeo Martínez, en la comarca San Antonio de Okonwás, municipio de Rosita.

Otro hecho sangriento se produjo el 28 de noviembre en el sector de Silibila, Río Prinzapolka, donde elementos armados emboscaron una embarcación, y dieron muerte al policía voluntario Pedro Rodríguez e hirieron a otros dos uniformados y a tres civiles.

El comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, negó que García Hernández estuviera designado como secretario político del partido de gobierno, pero confirmó la muerte, y señaló que ya están haciendo las investigaciones del caso.

“Sí, hay un hecho lamentable en que fue víctima por arma de fuego un líder político, un líder comunitario. El cuerpo está en manos de sus familiares, y la Policía Nacional continúa trabajando en la investigación para determinar quiénes son los autores de este hecho”, afirmó Borge.

Manifestó que están trabajando en la escena del crimen, donde se ha desplegado un equipo especializado de criminalística, en busca de pistas que determinen el móvil del delito y a los autores de este.

La información preliminar de la Policía determina que a la víctima la sacaron de su casa y la llevaron a un predio cercano, donde le dispararon varias veces. Se ignora el tipo de arma y el resultado de los estudios forenses.

El vocero policial aseguró que están contando con el apoyo de tropas del Ejército de Nicaragua, que colabora en estos casos para rastrear la zona, tomando en cuenta que es una zona de bosques y de montañas.

Suspicacias
Aunque las autoridades han descartado la presencia de grupos armados por razones políticas y los han reducido a bandas delincuenciales, habitantes de la zona aseguran que hay muchas evidencias de que se trata de agrupaciones de carácter subversivo.
Un maestro de San Antonio de Okonwás, que solicitó anonimato por obvias razones de seguridad, denunció que al norte del municipio de Rosita operan los grupos de “Gallo Rojo”, dirigido por Gilberto Fernández, y del “Coral”, cuyo cabecilla es reconocido como Estanislao Jarquín.

El denunciante afirma que hay un desplazamientos de campesinos de tendencia sandinista, porque estos rearmados causan temor, y que supuestamente cuentan con apoyo de dirigentes liberales, exmiembros de la Contra y ganaderos de la zona minera que pagan seguridad contra el abigeato.

Finalmente, el dirigente sandinista de Mulukukú, Gregorio Roque, acusó por la muerte de Alí García a simpatizantes del Partido Liberal Independiente, que en la zona siguen negándose a reconocer como legítimos los resultados electorales que, según el Consejo Supremo Electoral, arrojan un 63% de votos a favor del FSLN.

“No se trata de una simple banda delictiva, son hombres bien uniformados y armados como un ejército, que andan advirtiendo que exterminarán a los dirigentes sandinistas antes de las elecciones municipales de 2012”, denunció Roque.

Al rojo vivo
Con este funcionario del partido de gobierno son dos los dirigentes sandinistas muertos a manos de personas armadas en la RAAN, por criterios políticos, ya que el 8 de noviembre, en el municipio de Siuna, en el Triángulo Minero, simpatizantes liberales mataron a balazos al secretario local del FSLN, Donald Martínez Herrera, de la comunidad de Coperna.

Después de las elecciones del 6 de noviembre se dieron fuertes disturbios que dejaron cuatro muertos en el país, uno de ellos fue Martínez Herrera, de 34 años, quien murió aparentemente a manos de simpatizantes de la oposición, que lo atacaron cuando huían de los oficiales antidisturbios que replegaron una protesta por los resultados electorales del domingo, de acuerdo con lo que informaron fuentes policiales.

En ese incidente, una patrulla policial fue emboscada, y siete agentes y un civil resultaron heridos por balas y golpes.

Los otros muertos por intolerancia política fueron un anciano y sus dos hijos en la comunidad El Carrizo, poblado de San José de Cusmapa, departamento de Madriz, donde se procesa judicialmente a varios policías y a otro secretario político del FSLN, José Jesús Herrera Zepeda, acusados de alentar y provocar la muerte de las tres personas simpatizantes del Partido Liberal Independiente.

Evocación de guerra
Mulukukú, el sitio donde ocurrió el incidente, es un nombre que evoca la guerra: en los años 80, durante el primer período de Ortega, fue una comunidad que nació con el conflicto bélico; en 1983, el Ejército Sandinista desplazó hasta ese lugar a cientos de familias que vivían en escenarios de guerra más al norte del país.

En los años 80 se fundó una base y campamento militar para entrenamiento de reclutas del Servicio Militar Patriótico, y la comunidad se pobló de familias desplazadas de guerra, que pasaron unas a apoyar al gobierno sandinistas y otras a engrosar las filas de la Resistencia Nicaragüense, trayendo una división política de familias locales.

(Colaboración de Arlen Pérez).


Comentar este contenido




Compartir

Otras noticias en País




Lo más popular



Lo más comentado

Renovar cédula ahora costará C$100

elnuevodiario.com.ni |

Esta mañana los diputados de la Asamblea Nacional aprobaron la reforma al artículo 33 de la Ley de...

12 Comentarios

Morales dice que Cuba “doblegó” a EEUU

elnuevodiario.com.ni |

El presidente de Bolivia, Evo Morales , afirmó hoy que Cuba doblegó a Estados Unidos, tras el anuncio...

11 Comentarios

Mayorga más de lo mismo

elnuevodiario.com.ni |

El show de Ricardo Mayorga en las conferencias de prensa ya caducó. “Nada es para siempre”,...

8 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700