27 de noviembre de 2012 | 00:00:00


MiFamilia sin registro de trabajo infantil en municipios vecinos

Chontales, Nicaragua | elnuevodiario.com.ni

Sudor infantil en fincas y calles de Chontales

Mercedes Sequeira | País

Sudor infantil en fincas y calles de Chontales
Carlos Manuel Amador Sevilla y su hermano madruga todos los días porque prefiere ayudar a su papá con el cuido del ganado de la finca en la que trabaja como mandador, que ir a la escuela. Mercedes Sequeira / END


comentar




Noticias eMail

Reciba gratis el informe de las principales noticias en su correo electrónico

Para Jorge Luis y Marvin Daniel Hernández Jirón de 13 y 11 años, no hay tiempo para juegos. Todas las tardes después de clases los pequeños salen a las calles a buscar cómo ganarse la vida.

“Si quieren tener dinero allí está la caja de lustrar” es la receta que han escuchado de su madre Leopoldina Jarquín, según cuenta ella misma.

Obligados por la pobreza los menores lustran o venden refrescos en los buses de Juigalpa para ayudar con la carga económica de la casa que no logra cubrir su madre con la venta de frutas que tiene cerca del Hospital Asunción.

Once hijos parió Jarquín y ante su mala situación económica, dice que no tiene más salida que ponerlos a trabajar, incluso a los pequeños.

En el campo, primero es el trabajo

A sus doce años Carlos Manuel Amador Sevilla, apenas aprobó el primer grado de educación Primaria, pero se ha hecho experto en arrear ganado y en otras labores del campo.

El segundo grado lo dejó a “medio palo” y lo cambió por una actividad pesada por la que recibe C$200 al mes. Según su papá Eving Amador, no es salario sino un “incentivo” el dinero que entrega a su retoño por apoyarlo en las pesadas labores del campo.

Desde que amanece, Carlos Manuel y su hermano Eving, también menor de edad, se entregan a las tareas que les asignan en la finca situada a 4 kilómetros de Juigalpa, de la que su padre es mandador.

“Me gusta más ayudarle a mi papá en el campo. No quiero seguir estudiando”, dice Carlos Manuel como prueba de que los libros no calaron en el interés del pequeño.

La explicación a eso la revela el mismo señor Amador, pues dice que en sus hijos replica el modelo de crianza que él recibió: “trabajo duro para que a mis hijos no les falte nada, pero los pongo a trabajar para que lleven el mismo camino que yo llevo de trabajador, al menos arreando el ganado”, recalcó Amador.

Gobierno sin estadísticas

Oficialmente el Ministerio de la Familia Adolescencia y Niñez, MiFamilia, tiene identificados a 1,200 menores que al igual que los hermanitos Jarquín, se ganan la vida en las calles de Chontales, Nueva Guinea, El Rama, Muelle de Los Bueyes y El Ayote.

Pero cuántos niños trabajan en esa zona es un dato que esta institución de gobierno dice desconocer.

Yadira Mendoza, delegada de MiFamilia en Chontales, se limitó a decir que la cifra es alta pero enfatizó en que carecen de registros estadísticos sobre esa problemática social que salta a la vista en la ciudad y en el campo de esta región del país.

Por su parte Zelmira Guzmán, delegada departamental del Ministerio del Trabajo, informó que en 2011 alrededor de 26 menores fueron retirados del trabajo infantil y que en el presente año lograron retirar a 7 niños y 13 adolescentes porque realizaban labores de alto riesgo en la zona minera.

Sacarlos de las calles, tarea difícil

Hermógenes Polanco Durán, técnico de MiFamilia en Chontales, aseguró que la institución da seguimiento a esos menores que viven en situaciones de riesgo porque deambulan en las calles vendiendo diferentes productos, para ayudar económicamente a sus familias.

Polanco menciona que a los infantes y adolescentes les asignan tareas de venta ambulante de tortillas, cajetas, hornadas, lustrado y como ayudantes en fincas.

Reconoció como “difícil” erradicar el trabajo infantil y dijo que se enfocan en sensibilizar a los padres para que les reduzcan los horarios de trabajo a sus hijos de 2 a 4 horas, y permitan que asistan a clases.

“Ellos (los niños) ponen en riesgo su vida, pero la necesidad hace que trabajen temprano”, enfatizó el funcionario de MiFamilia.

El técnico de MiFamilia aclaró que ayudan a estas familias “en lo que podamos. Hemos encontrado adolescentes consumiendo licor y relacionándose con grupos juveniles”, reveló.

Parte de la ayuda a la que se refiere son los cursos de cocina, belleza, bisutería o costura que ofrecen a 145 madres de niños trabajadores de la calle.

Lo que dice el gobierno

Recientemente a través de la Secretaría de Comunicación el gobierno presentó resultados poco específicos del Plan de Atención Integral e Inmediata a niños, niñas y adolescentes, mencionando avances en Chinandega, El Rama y el Bluff entre 2007 y 2011. Entre los pocos datos concretos menciona:

* Capacitación a los llamados “picapiedras” de El Rama y El Bluff, en temas de higiene y seguridad ocupacional y entrega de equipos de protección.

* En 2,665 inspecciones a centros de trabajo, se ordenó el retiro de 2,770 menores.

* Se exigió cumplimiento a las garantías laborales de 601 adolescentes dedicados al servicio doméstico y de 6,261 adolescentes trabajadores.


Comentar este contenido




imprimir comentar

Compartir

Otras noticias en País




Lo más popular



Lo más comentado

Interlocales “salen a pelear pasajeros”

elnuevodiario.com.ni |

“Llenan el bus y salen a pelear pasajeros a la carretera, montan a muchas personas y sobrepasan los...

13 Comentarios

Hamas gana

elnuevodiario.com.ni |

Ha ganado Palestina el pulso a Israel. Pagando un horrendo tributo de víctimas civiles y un no menos horrendo...

12 Comentarios

Bluefields, el paraíso perdido

elnuevodiario.com.ni |

I - La coca que viene del mar Cada vez que entraba al mar, “José”, un afrodescendiente que se hizo...

10 Comentarios

Kilómetro 4 Carretera Norte
Managua, Nicaragua
web@elnuevodiario.com.ni
Teléfono: (505) 2249-0499
PBX/Fax: (505) 2249-0700