•  |
  •  |
  • END

Fuentes conectadas al FMLN de El Salvador y a organizaciones antiterroristas de EU, revelaron que el tristemente célebre por sus andanzas terroristas, Luis Posada Carriles, está siendo utilizado por su experiencia en El Salvador para montar operativos que conduzcan a impedir la victoria electoral de Mauricio Funes.

Reunión secreta
Las mismas fuentes denuncian que en abril de 2008 se produjo un encuentro secreto en la ciudad de Los Ángeles, EU, del presidente de El Salvador Antonio Saca, con los congresistas cubano-americanos Ileana Ross Lehtinen, Lincoln y Mario Díaz-Balart, y líderes de la FNCA. El objetivo del encuentro fue recaudar fondos para la campaña electoral del partido Arena y evitar el avance del “castrocomunismo” en la región, ante la posibilidad real de que el FMLN y su candidato Mauricio Funes obtenga la presidencia en ese país. El embajador de El Salvador en Washington, René León, fue el organizador de esta reunión.

En ésta, Lincoln Díaz-Balart planteó al presidente Saca que la única forma de evitar que Funes gane la presidencia es anulándolo, y que en esto puede ayudar el amigo personal de Luis Posada Carriles en El Salvador, Francisco Chávez Abarca.

Los atentados en La Habana
Francisco Antonio Chávez Abarca es el salvadoreño que Luis Posada Carriles usó de brazo derecho en la serie de atentados realizados en La Habana en los años 90, y que provocó la muerte del turista italiano Fabio Di Celmo, y así quedó demostrado en marzo de 1999, cuando en el juicio realizado al salvadoreño Ernesto Cruz León, éste reveló que Chávez Abarca fue quien lo contrató cuando trabajaba en la agencia de rentar autos “Geo Rent a Car”, en El Salvador, y lo convenció de realizar misiones terroristas en el extranjero, al contarle que él mismo lo había hecho.

En aquel entonces, Chávez Abarca se dedicaba al narcotráfico y a la venta de armas por dinero falsificado en Guatemala, utilizando sucesivamente los alias “Manuel González”, “Roberto Solórzano” y “William González”, y cumplirá varias tareas por cuenta de Posada Carriles y sus patrocinadores, hasta el punto de participar, en Guatemala, en reuniones secretas con Arnaldo Monzón Plasencia, en persona.

Presos por robar carros
A finales septiembre de 2005, Chávez Abarca y 21 miembros de su banda fueron arrestados en El Salvador, bajo cargos de robo de automóviles y estafa. Las autoridades aseguraron entonces que se trataba de “una de las principales estructuras del crimen organizado dedicadas al robo y hurto de vehículos a nivel nacional y centroamericano”.

Según El Diario de Hoy, la investigación revelaba que el brazo derecho de Posada tenía “conexiones con empleados de aduanas, agencias de trámites de documentos de tránsito e instituciones públicas y privadas”.

La operación “Tormenta”, realizada por la Policía salvadoreña, incluyó una serie de allanamientos en San Salvador, Soyapango, Ciudad Delgado, Santa Tecla e Ilopango, el refugio de Posada durante años. Chávez Abarca se vinculó con Posada Carriles por su padre, el traficante de armas Antonio Chávez Díaz, quien se dedicaba en los años 80 a comprar armas capturadas por el Ejército salvadoreño en operaciones de contrainsurgencia, mientras Posada dirigía las operaciones de drogas por armas, desarrolladas a favor de la “contra” nicaragüense.

Chávez Abarca, a quien nunca se le juzgó por parte de los tribunales salvadoreños por sus acciones terroristas, sólo cumplió 24 meses de prisión por dirigir una banda de robacarros, y fue liberado por un arreglo con las supuestas víctimas de sus delitos.

En octubre de 2007, diputados del partido Arena lograron bloquear la comparecencia ante el plenario de la Asamblea Legislativa salvadoreña del ministro de Seguridad, René Figueroa, y del fiscal general, Félix Safie, en torno a la liberación por parte de un tribunal de ese país de Francisco Chávez Abarca, el principal cómplice de Posada Carriles, en la campaña de 1997 contra Cuba. El FMLN denunció la puesta en libertad de Chávez Abarca y exigió una explicación de ambos altos funcionarios sobre la tolerancia demostrada hacia el delincuente y en la declaración presentada ante la cámara.

Los diputados del FMLN se expresaron indignados por la fragilidad de las instituciones encargadas de la investigación y persecución de los criminales, responsables de abominables actos terroristas, que abierta e impunemente se burlan del sistema de justicia salvadoreño.

Afirmaron que el gobierno de El Salvador dispone de información fidedigna sobre la participación de Francisco Chávez Abarca, en la planificación y ejecución de atentados dinamiteros contra instalaciones turísticas en la hermana república de Cuba.

Subrayaron luego, los parlamentarios, que el territorio salvadoreño fue utilizado como base de operaciones de esta red terrorista anticubana, con la consecuente permisividad y hasta complicidad de autoridades del Estado.

Estos hechos deben alarmar a la ciudadanía salvadoreña, ya que habilitan a los terroristas arriba señalados y a otros miembros de esa red para seguir operando desde el interior del país, continúa el documento, que señala los convenios internacionales contra el terrorismo, los cuales El Salvador ha suscrito.

Condecoración reveladora
Sólo un mes después de la reunión secreta entre los congresistas y el Presidente de El Salvador, y como demostración de los compromisos existentes entre éste y los cubanos de Miami, el 3 de mayo de 2008, a las 10:45 a.m., en el Salón Brickell del Centro de Conferencias del Hotel Biltmore, en Coral Gables, el congresista de EU, Lincoln Díaz- Balart (R-Fl), recibió la más alta condecoración de El Salvador, la Orden Nacional José Matías Delgado, que le otorgó el Presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca.

El congresista Díaz-Balart recibió este reconocimiento supuestamente por sus logros a favor de los salvadoreños en EU, y, sobre todo, por su Ley de Ajuste Nicaragüense y Alivio Centroamericano (Nacara), que le ha concedido la residencia legal a miles de salvadoreños en EU.

Díaz-Balart también ha abogado exitosamente para obtener el TPS (Estatus Temporal Protegido) para los salvadoreños en EU. “Es un gran honor para mí recibir tan alta condecoración del gobierno de El Salvador a manos de su gran líder, el presidente Saca. Los salvadoreños en EU enriquecen económica y culturalmente a las comunidades donde residen y a toda esta gran nación. Continuaré luchando por ellos y por todas nuestras comunidades”, dijo el congresista Díaz-Balart.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus