•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los últimos días han sido difíciles para el sistema sanitario nicaragüense que está avocado a frenarle el paso del virus chikungunya, aseguraron autoridades nacionales.

“Nuestro modelo de Salud nos ha permitido llegar hasta el día de hoy sin casos que registren alarmas extraordinarias en dengue o en chikungunya, y eso es un gran logro…, debemos hacer todos los esfuerzos para reforzar este modelo que nos permite cuidarnos mejor”, dijo al mediodía de ayer Rosario Murillo, vocera del Gobierno.

vulnerable

El municipio de Bluefields es uno de los que hasta ahora reporta más dificultades para el control del mosquito transmisor del dengue y del chikungunya.

Las autoridades de Salud señalan que la ubicación geográfica del referido municipio lo hace vulnerable a epidemias, porque utiliza el transporte terrestre, acuático y aéreo, señaló el especialista en Medicina Interna del Ministerio de Salud, Roberto Martínez, quien fue delegado para ejecutar la lucha de prevención del virus chikungunya.

El epidemiólogo regional Abraham Mayorga informó que hay barrios en Bluefields donde 50 de cada 100 viviendas tienen presencia de zancudo. “Está en el pico de la epidemia que puede presentar un brote más alarmante de dengue, por lo cual urge multiplicar las acciones contra el mosquito”, sugirió.

Informó que han diagnosticado 78 casos positivos de dengue e identificado 162 sospechosos.

“Todos debemos estar conscientes de que no tenemos cura para esa enfermedad (chikungunya), que esta nos puede matar en cadena, de uno a uno, y cada familia debe mantener limpia su vivienda y terreno, sin basura”, advirtió el doctor Martínez, tras recomendar que las familias practiquen el lavado de manos, la limpieza de sus casas y patios, y la eliminación de recipientes donde se almacena agua.

 

De los 162 casos sospechosos de dengue en Bluefields, 78 han sido confirmados.