•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La capital está expuesta a los deslizamientos por dos factores: la actividad sísmica y las lluvias, que provocan que el suelo pierda cohesión y se debilite. La situación se agrava cuando se eliminan pendientes naturales para ser rellenadas con suelo de otro tipo, generando una debilidad entre ambas capas de suelo.

010714  desliza

El geólogo Marvin Valle explicó que el daño está determinado por el tipo de roca

Los deslizamientos pueden ser de varios tipos: de cuerpo entero, cuando las rocas se desprenden por completo; y de flujos, cuando llueve y el material está fragmentado, suelto y débil, y es llevado por la corriente. Un ejemplo de este último fenómeno fue el deslave del volcán Casita.

Un grupo de expertos del Instituto de Geología y Geofísica de la UNAN se encuentran elaborando un estudio sobre los puntos vulnerables de Managua. Como parte de este perforan y obtienen la roca para hacerle un análisis. “Hay un sistema denominado Prueba de Penetración Estándar, que consiste en dar golpes y entre más golpes soporte la tierra, es más sólida. Cuando penetra con mayor rapidez el golpeo, quiere decir que es más débil, más arcillosa”, detalla Valle. El siguiente paso es analizar la resistencia, la pendiente y la carga.

Naoki Sakai, especialista del Instituto de Investigación Nacional de Ciencias de la Tierra y Prevención de Desastres de Japón (NIED), consideró que es preciso estudiar qué tan inestable quedó la zona dañada por el terremoto del 10 de abril y la posterior actividad sísmica. “Si el terremoto hubiese sido en temporada de invierno, esto genera deslizamientos más fácilmente. Hay que hacer estudios constantes para conocer el estado actual de las pendientes”, indicó Sakai.

Entre las obras de mitigación el especialista mencionó la construcción de muros de contención y el recubrimiento de paredes, así como un buen sistema de drenaje. Sakai insistió en la importancia de dar información a la población que habita en las zonas de riesgo.

 

Suelos volcánicos

El subsuelo de la ciudad de Managua se caracteriza por la presencia de una secuencia volcano sedimentaria, donde se reconocen productos provenientes de los volcanes Masaya, Apoyeque, Apoyo y de los volcanes ubicados en la zona de Falla Nejapa, donde se observan lagunas crátericas y volcanes inactivos como el cerro Motastepe; asimismo otros edificios volcánicos fuera de esta, como la Loma Chico Pelón y Tiscapa que representa una evidencia de antigua actividad volcánica en la zona de Managua.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus