Lillyam Alvarado Mendoza
  •   Florida, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En lo que queda de este año, cuatro hispanos más serán ejecutados en Texas, incluyendo el primer nicaragüense, Bernardo Tercero, sentenciado a esta pena en octubre del año 2000, por el crimen en contra de Robert Keith Berger.

El 31 de marzo de 1997, Berger se encontraba en la lavandería Park Avenue Cleaners, en Houston, Texas, junto con su hija de tres años cuando Bernardo Tercero y el mexicano Jorge Becencil González entraron por la puerta trasera y armados de pistolas asaltaron el negocio, durante el robo Berger recibió un balazo en el cuello.

La fecha de ejecución de Tercero está programada para el próximo 26 de agosto, mientras los organismos defensores de derechos humanos y en contra de la pena de muerte realizan campañas en favor de la vida. Su cómplice huyó del país y no ha sido arrestado.

Kristin Houlé, directora ejecutiva de Texas Coalition to Abolish the Death Penalty (La Coalicion para la Abolición de la Pena de Muerte en Texas), vía correo electrónico manifestó que esta organización “está opuesta a todas y cada una de las ejecuciones”.

“Nuestros miembros realizan vigilias en todo el estado de Texas en el día y noche de las ejecuciones”, apuntó.

Agregó que en estos momentos desconoce los detalles de la estrategia legal que se presentará en el caso de Bernardo Tercero, quien recientemente comenzó a ser representado por el criminalista Michael Charlton, pero que sin duda lo apoyarán.

El caso del nicaragüense fue retomado por Charlton, quien dará la última batalla legal en el caso de Tercero y, según dijo a El Nuevo Diario, tratará de demostrar que no ha tenido un juicio justo durante su proceso legal. Tercero se encuentra recluido en la cárcel Allan Polunsky, en Livingston, Texas.

En el corredor de la muerte se encuentran en la cuenta regresiva los hispanos Daniel López que, según el Departamento de Justicia Criminal de Texas, está programado a ser ejecutado el 12 de agosto próximo. Dos semanas más tarde, si no hay cambios a esta decisión, le tocaría el turno a Bernardo Tercero, el primer nicaragüense en la historia en ser ejecutado en Estados Unidos.

En septiembre correría la misma suerte Joe Garza y en octubre Juan García, que completaría un total de siete hispanos ejecutados este año en Texas.

Según estadísticas del Centro de Información de Pena de Muerte (Dpic, por sus siglas en inglés), hasta Junio de 2015 se han ejecutado en Texas ocho personas, tres de ellas fueron hispanas. Según los datos, hay cinco más en lista de espera, entre ellos cuatro hispanos.

De acuerdo con el DPIC el año pasado se ejecutaron en Texas a 10 personas, entre ellas cuatro hispanos, cuatro negros y dos blancos.

Según las estadísticas del Centro de Información de Pena de Muerte, en total en el estado de Texas hay 276 personas sentenciadas a ser ejecutadas por inyección letal. De ellas 115 son negros, 79 hispanos, 77 blancos y 5 asiáticos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus