•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El alza en los precios de los combustibles ha obligado a José Benavides, docente de primaria, a reducir su presupuesto para la compra de granos básicos en su hogar, porque su motocicleta es imprescindible para trasladarse diariamente desde el sector del mercado Roberto Huembes hasta el Instituto Ramírez Goyena, en Managua.

Hasta hace ocho semanas, el costo del litro de la gasolina súper era de C$27.68, el de la gasolina regular de C$26.50 y el del diesel de C$22.31; sin embargo, han venido experimentando aumentos y a partir de esta semana serán de C$31.78, C$28.97 y C$23.27, respectivamente.

Benavides aseguró que pasó de presupuestar C$600 a C$750 mensual para poder cubrir el costo del combustible. “Quizá por tratarse de una moto,  el impacto (del aumento de los precios) no sea tan dramático, pero no deja de afectar  porque uno tiene que reducir los gastos en otras cosas y en mi caso es en la comida, en los granos básicos”, dijo.

[Relacionada: Gasolinas con el precio más alto del año]

Los combustibles siguen subiendo de precio.La misma medida ha sido aplicada por otros conductores, especialmente taxistas, quienes  indicaron que ante la necesidad de usar los automotores, han asumido el incremento de los precios, pero a la vez han recortado el presupuesto para comida.

Taxistas “se la juegan”

William González, de la cooperativa de taxis Arlen Siu, explicó que reducir el gasto en alimentos es su principal opción para ajustar su presupuesto. Además, dice, ha tenido que dejar de darle el mantenimiento periódico al vehículo con el que trabaja.

Refirió que antes llevaba el carro al taller cada mes o mes y medio, pero como ello implica un gasto de entre C$1,500 y C$2,000, tiene  tres meses de no llevarlo, y también tiene un mes de andar con una llanta a la cual  debe echarle aire varias veces al día, porque no ha podido  comprar una nueva que cuesta desde C$1,300 hasta C$2,500.

González coincidió con Fabio Meza, otro taxista de Managua, en que no pueden subir el precio de las carreras,  porque están conscientes que los pasajeros no están dispuestos a pagar más.

“Si yo le digo a un pasajero que le hago la carrera en C$60 y me pide rebaja a C$50, no puedo decirle que no,  porque si me pongo caprichoso no gano nada”, apuntó Meza.

Agregó que aparte de reducir los gastos en comida, también trata de consumir menos agua y luz para que las facturas no sean tan elevadas. “Uno se la tiene que jugar para medio pasarla”, afirmó.

  • Con este último incremento, el precio de los combustibles es el más alto del año y  en el caso de la gasolina súper su costo se asemeja al promedio que tuvo en la semana del 20 de octubre de 2014, que fue de C$31.60.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus