•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nicaragua fue electa como miembro del Consejo de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de Naciones Unidas (FAO) para el período 2015-2018, de acuerdo con un comunicado divulgado por este organismo.

Entre las funciones que deben ejercer los miembros de este Consejo están  aquellas relacionadas con la situación mundial de la agricultura y la alimentación, y cuestiones conexas vinculadas con actividades presentes y futuras de la FAO, programa de labores y presupuesto, gestión económica de la organización y con los asuntos constitucionales.

De acuerdo con el comunicado, esta elección, que fue apoyada por el grupo de países latinoamericanos, “es un reflejo del destacado rol que ha jugado el país en promover multilateralmente políticas alimentarias que favorezcan al desarrollo de la región y satisfagan sus intereses”, se lee en la nota de prensa.

Para el economista y sociólogo Cirilo Otero, este nombramiento es resultado de los avances que ha logrado Nicaragua en materia de reducción del hambre.

“Nicaragua desde hace unos dos o tres años ha estado destacada por el señor José Graziano Da Silva, director general de la FAO, por un modelo de seguridad alimentaria que está asegurando que no haya hambruna”, informó.

En ese sentido, explicó que programas y políticas públicas encabezadas por Hambre Cero han permitido posicionar al país en esta materia,  pese a la vulnerabilidad que se tiene en relación con el impacto de la sequía y procesos productivos muy por debajo de la demanda nacional.

Sin embargo, Otero considera que todos estos programas son insuficientes y en Nicaragua hay hambre. Según cifras de la FAO, en Nicaragua el 16.6% de los nicaragüenses sufre de subalimentación, una cifra que 25 años atrás era del 54.5%.

“Nicaragua es uno de los países que ha mejorado los índices de seguridad alimentaria. Al asumir este rol que es una enorme responsabilidad, por cuanto las políticas que tengan a nivel mundial, al formar parte del Consejo, el país tiene un escalón más de apoyo con el director general, en este caso, el señor Graziano Da Silva”, explicó el exconsultor en temas de seguridad alimentaria de la agencia de las Naciones Unidas, Julio Castillo.

Impacto

De acuerdo con Castillo, la incursión de Nicaragua en el Consejo de este organismo permitirá dar más peso a los esfuerzos locales en esta materia. “Siendo política de la FAO la erradicación del hambre, Nicaragua jugará un rol más importante”, agregó.

Un beneficio que podría lograrse con este nuevo puesto, indicó Otero, es que “si tenemos una emergencia nacional provocada por la sequía o mucha lluvia, al estar Nicaragua en ese nivel, puede agilizar la ayuda inmediata de la FAO y del PMA (Programa Mundial de Alimentos)”.

Además, expresó, se cobraría mayor relevancia entre las naciones de mejor manera como un país que opina sobre temas de agricultura, nutrición y seguridad alimentaria.

“Aunque sí hay algunos vínculos, se deben trabajar más las políticas de seguridad alimentaria en el país. Una cosa es lo que se maneja en el mundo y otra la aplicación de las políticas en el país. Hasta hoy, Hambre Cero ha sido icónico. Están desarrollándose una serie de trabajos alrededor de la innovación alimentaria. Más bien el papel que ha jugado el país, son las que influencian para que pueda ser elevada al Consejo”, concluyó Castillo.

16.6 por ciento de los nicaragüenses padece de subalimentación según la FAO.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus