•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los estadios Chale Solís de Matagalpa y el Héroes y Mártires de Septiembre de León han sido los escenarios en los que miles de aficionados han mostrado su apoyo incondicional a los protagonistas de la final del Campeonato de Beisbol Germán Pomares. A excepción del primer partido en Matagalpa, donde no se llenó el coloso en su totalidad, en los siguientes cuatro encuentros sí se registraron llenos impresionantes por parte de las barras norteñas y metropolitanas que dan colorido a la disputa del título más importante del beisbol nacional.

Despegue


El viernes 12 de junio en el estadio Chale Solís comenzó la fiesta beisbolera más grande del país con la final del Campeonato de Beisbol Germán Pomares, protagonizada por los Indígenas de Matagalpa y León. Sorpresivamente el coloso norteño no se llenó a su máxima capacidad, sin embargo el desborde de pasión, los gritos, y el sonido de los ruidosos pitos, dieron vida al primer desafío de una guerra entre dos de los equipos más populares del país y que hasta el momento han brindado un espectáculo de lujo en el terreno de juego.

Impresionante lleno

En el cuarto desafío celebrado en el estadio Héroes y Mártires en León, se vio un desborde impresionante de aficionados. Desde las 12:00 del mediodía las filas en las taquillas eran largas en busca de un boleto para acceder al partido. Las graderías repletas de público lucieron espectaculares. León rugió triunfando con marcador 12-8.

No celebraron


En el primer desafío celebrado en Matagalpa, los aficionados norteños no pudieron celebrar a como deseaban. León ganó el desafío 9-2, provocando rostros de decepción y silenciando al público del estadio Chale Solís. Los que sí hicieron fiesta fueron los 300 metropolitanos, quienes danzaron de alegría por el triunfo de su equipo.

Venganza


A pesar de caer en el primer desafío, unos 250 matagalpinos hicieron el esfuerzo por viajar a León, donde se jugó el segundo partido de la final. Tras sentir tristeza en el inicio de la final, los pocos norteños que llegaron al estadio Héroes y Mártires de Septiembre en León, saborearon el dulce sabor de la venganza por el triunfo de Matagalpa.

Agradecimiento a Dios


En medio de las derrotas y las victorias, los equipos siempre han mostrado su agradecimiento a Dios. Después de cada partido los jugadores y el cuerpo técnico hacen una oración, pidiéndole al Creador que les dé una victoria en el próximo desafío si así es su voluntad. La fe religiosa ha jugado su partido en esta fiesta beisbolera.

Bellezas


No ha faltado nada en la final del Germán Pomares. Las bellezas femeninas algunas con rostros pintados y otras vestidas con camisetas de sus respectivos equipos, han hecho presencia en los estadios, donde las sonrisas y los esculturales cuerpos son el broche de oro a la fiesta, que se combina con la algarabía incesante que se vive en cada partido de este campeonato de beisbol.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus