•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Varios metros del dique de contención que debería servir de defensa a los barrios del puerto de Corinto han sido socavados por la fuerza de las olas del mar, donde sus habitantes viven con el temor de que el agua alcance sus viviendas, la mayoría construcciones precarias de plástico y láminas de zinc.

María Ligia Ortega, una pobladora de estos barrios, asegura que el mar ha desaparecido siete calles.

“Se acerca peligrosamente hacia nuestros ranchitos, peligran varios niños de un colegio cercano, lamentamos que las autoridades no tomen cartas en el asunto, esto es serio”, advierte.

Otra habitante, Karla Castellón, teme que en octubre --cuando asegura que el invierno y el oleaje son más fuertes-- el mar rompa el frágil terreno costero y alcance los barrios.

[Relacionada: El mar amenaza a corinteños]

"No puedo conciliar el sueño", dice el poblador Santiago Salgado. “Paso con el Credo en la boca. Esto es triste. Representantes de la Alcaldía dijeron que en mayo repararían (el dique) y no se ha concretado”, lamenta.

Su vecino Alexis Torres Majano dice que tampoco duerme. Torres, de hecho, ha sacado varios de sus enseres domésticos de la casa a la calle, por el fuerte temor de que el mar se introduzca en su frágil vivienda.

Peligro latente

Sin embargo, a pesar del peligro al cual están expuestos los habitantes de estos barrios y del temor que la mayoría de ellos ha expresado, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) no ha iniciado ningún tipo de monitoreo sobre el fuerte oleaje en Corinto, según reveló a El Nuevo Diario una fuente de esta institución que solicitó el anonimato.

“No hay monitoreo de este fenómeno desde Ineter. No conozco si alguna otra institución hace monitoreo de la costa", aseguró la fuente, que agregó que la "pérdida de costa” que se observa a simple vista en los barrios visitados, “está ocasionada por un fenómeno permanente y dos fenómenos temporales".

El fenómeno permanente es el cambio climático que “está provocando la elevación del nivel del mar y continuará así durante este siglo”, dijo la fuente. Mientras, los fenómenos temporales son la marejada y El Niño, agregó.

(Asegurar la defensa de los barrios costeros) es responsabilidad del Ministerio de Transporte e Infraestructura y de la Empresa Portuaria Nacional, que no han hecho nada al respecto”, aseguró Danilo Lara Marenco, exalcalde de Corinto.

"La formación de El Niño crea dilatación de los océanos debido al calentamiento. En tanto las marejadas de fondo contribuyen durante unos días a la elevación del nivel del mar debido a fuertes viento que se producen en la Antártida y crean estas marejadas en el pacifico parta estas regiones", explicó.

El Nuevo Diario intentó obtener una respuesta oficial de parte de Ineter, pero nadie respondió las consultas. Lo único que se ha dicho sobre la situación está en el V Informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), presentado en 2013, según el cual, el calentamiento global aumenta en los océanos las manifestaciones meteorológicas como ondas tropicales y huracanes.

En ocasión de aquella presentación, el asesor para asuntos climáticos del Ineter, José Antonio Milán, declaró a medios afines al Gobierno que estas valoraciones supondrían una nueva realidad para el itsmo, pues los efectos del clima complicarán la situación de Centroamérica y el Caribe ante el clima, principalmente sobre la agricultura y sus zonas costeras.

Según indicó entonces Milán, para finales del siglo los océanos subirán unos 80 centímetros, algo que provocaría severas afectaciones en las costas especialmente en las zonas más bajas.

No hay monitoreo del Ineter sobre el fuerte oleaje en las zonas costeras de Nicaragua, que mantiene atemorizados a los pobladores de los barrios de Corinto, en Chinandega. El cambio climático, El Niño y la marejada serían los responsables del fuerte oleaje.

Prometen reparación de dique en enero

Respuesta • Ayer, líderes religiosos de Corinto que han advertido la problemática de los pobladores en los barrios costeros se reunieron a puerta cerrada con el alcalde de la ciudad, Absalón Martínez Navas, quien no dio declaraciones sobre el encuentro ni la situación.

Sin embargo, el padre Eduardo Carrillo aseguró tras la reunión que el alcalde reconoció la reparación del dique de contención como una obra vital en la defensa costera, que iniciaría en enero próximo.

“Fue una reunión muy positiva. El alcalde nos comunicó que hay parte de la maquinaria comprada con fondos del hermanamiento de la ciudad de Colonia, Alemania, que ejecutará el proyecto denominado: "Geo Tubos" para proteger el dique costero", compartió el sacerdote.

Carrillo participó en la reunión junto al pastor evangélico José Israel Mayorga, con quien el jueves emitió un comunicado solicitando ayuda urgente al presidente Daniel Ortega, ante el clamor de miles de familias de varios barrios que viven cerca del dique.

“Faltan las especificaciones técnicas para emprender ese proyecto, (pero) nos alegra que nuestra petición haya tenido eco a través de reuniones", celebró el sacerdote. El alcalde también habría dicho que mientras inicia la obra realizarán "labores de mitigación", pero no se precisó de qué se tratarían.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus