•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En América Latina la población que vive en las áreas urbanas supera el 80 por ciento, sin embargo, los desafíos que enfrentan las urbes y sus residentes son muchos: ordenamiento, transporte y sobre todo el acceso a servicios básicos como el agua.

“El acceso al agua urbana plantea retos para las administraciones públicas, pero también alternativas inclusivas de un manejo integral de las cuencas”, señala la doctora Katherine Vammen, especialista en recursos hídricos.

Vammen es una de los más de 100 científicos que participaron de la investigación “Desafíos del agua urbana en las Américas”, la cual fue desarrollada en el sur, centro, Caribe y norte de América y cuyos resultados fueron presentados en Managua la semana pasada.

¿Cómo surge y en qué consiste la investigación sobre el agua en América?

El libro se creó como parte de un esfuerzo de la Red Interamericana de las Academias de Ciencias (Ianas); reúne a la mayoría de los países del continente americano, son 20 países y 120 autores expertos en la gestión de agua, los que forman parte de la investigación; eso brinda la ventaja de tener una visión integral sobre la situación de acceso al agua en zonas urbanas en países desarrollados, países en vías de desarrollo, naciones con mucha agua, naciones con menos agua, entonces nos da un vistazo bastante completo de todo el continente.
En el sur del continente por ejemplo participaron Chile, Argentina, Uruguay, Venezuela, Brasil, Bolivia, luego en el istmo centroamericano están El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua. En el norte están México, Estados Unidos y Canadá, y por el lado del Caribe participaron Grenada, Cuba y República Dominicana.

¿Qué hallazgos se han encontrado con esta investigación y cuánto tiempo tomó el desarrollarla?
Bueno, la investigación tomó dos años en realizarse y la importancia radica en el hecho que como todo el mundo sabe, en los últimos 10 años la cantidad de personas que viven en las zonas urbanas ha venido incrementando, de hecho, en el mundo el 60 por ciento de la gente vive en ciudades y curiosamente América tiene la tasa de urbanización más alta, cerca del 80 por ciento de sus habitantes residen en ciudades y eso obviamente genera ventajas, pero también desafíos y problemáticas.

Aunque la investigación señala que en América Latina el acceso al agua es bastante alto, --cerca del 90 por ciento--, sin embargo eso no quiere decir que no existan problemas. Por ejemplo, uno de los resultados que encontramos es que muchas ciudades han crecido de una forma desordenada, por lo tanto, hay asentamientos en las periferias, lo que genera a las municipalidades y Gobierno central problemas para garantizar que estas personas tengan acceso al agua de una forma continua, tal como ocurre aquí en Managua; lo que obliga a la gente a almacenar agua en casa y eso implica que algunas enfermedades especialmente aquellas transmitidas por mosquitos --dengue y enfermedades diarreicas-- puedan presentarse y ese aspecto se aborda en uno de los capítulos del libro llamado agua y salud.

Usted mencionó que hay un apartado específico sobre Nicaragua, en este sentido me gustaría saber ¿qué resultados presenta la investigación sobre el país?

Tal como te decía, sabemos que aquí en Managua y en otras ciudades del país el acceso al servicio no se da de manera continua, y aunque se ha progresado mucho, aún se requiere extender más la red de distribución, eso pasa por un asunto referido a inversiones claro está, pero también se ha descubierto que se deben hacer esfuerzos por una mejor planificación municipal, es decir, involucrar un manejo integral de las cuencas hídricas ubicadas alrededor de los municipios, así como el desarrollo de estrategias de mejor preparación hacia factores tales como el saneamiento e inclusive el impacto del cambio climático, el cual está desnudando la fragilidad de las ciudades, tal como lo hemos apreciado en Managua en los últimos días y eso se debe al crecimiento desordenado de la ciudad.

En términos comparativos al menos con Centroamérica ¿cómo está Nicaragua en cuanto al acceso de agua?

Hay avances. En cuanto al acceso de agua se está acercando al ciento por ciento, sin embargo es en el saneamiento que se tienen mayores problemas. Las estadísticas que nosotros manejamos son del año 2012 y ahí se dice que el 62 por ciento de la población está fuera de la cobertura del tratamiento de saneamiento.
Aquí en Managua se dio un gran salto con la puesta en marcha de la planta de tratamiento instalada en 2009, no obstante hace falta más. Existen planes y algunos proyectos se están ejecutando, ya para aumentar la cobertura de alcantarillado para tratar aguas residuales y mayor vigilancia hacia la salud.

Siendo así entonces ¿cuáles serían las alternativas o recomendaciones que señala el estudio para el país?

Contiene varias aristas transversales, lo institucional, lo legal, lo financiero, social y tecnológico. En este sentido, en todas las ciudades hay que propiciar el desarrollo de inversiones para los sistemas de drenaje, esto se puede lograr estructurando un plan de inversión municipal, pero también hay que planificar de mejor manera el desarrollo urbanístico de las ciudades.
Otro elemento involucra iniciar a educar a la población para ir modificando las malas prácticas y mejorar sus costumbres higiénicas; es también importante de igual manera la formación de personal técnico en los gobiernos municipales para estar mejor capacitados.
La investigación apunta también que para que la gestión de los recursos hídricos sea eficaz, esta debe no solo circunscribirse al aspecto urbano, sino también involucrar el manejo integral de las cuencas, de las cuales provienen los recursos. Mirá Managua, por ejemplo, sabemos que todas estas afectaciones por la lluvia se están produciendo por las afectaciones que ocurren en la zona sur, despale y otras afectaciones y todavía no se están tomando medidas al respecto, eso es algo que debe iniciar a cambiar.

¿La investigación establece o recomienda algún monto financiero que el Gobierno tendría que disponer para desarrollar estos aspectos señalados y así garantizar el abastecimiento de agua en la capital?

Esa es la parte más difícil, porque involucra atención focalizada en las fugas del sistema de distribución, hay mucha gente que está conectada ilegalmente, especialmente en los barrios de la periferia.
El libro acaba de publicarse y nuestro deseo es que las recomendaciones que en él se plantean sean retomadas y discutidas con los políticos y funcionarios para implementar acciones en pro de solucionar esta problemática.

¿Quién es?

Katherine Vammen

Nació en Austria, pero desde 1985 reside en Nicaragua. Posee un doctorado en Bioquímica y Microbiología de Agua, extendido por la Universidad de Salzburgo. Durante 18 años se desempeñó como subdirectora del Centro para la Investigación de los Recursos Acuáticos de Nicaragua (CIRA-UNAN), entidad adscrita a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.

Se deben desarrollar estrategias de mejor preparación hacia factores como el saneamiento y el impacto del cambio climático, el cual está desnudando la fragilidad de las ciudades, afirma Katherine Vammen.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus