•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), a través de la delegada especial para temas de niñez, Martha Toruño, confirmó que se investigan dos denuncias de maltrato infantil en centros educativos del país.

Una de las denuncias señala que un maestro trató de forma humillante a una estudiante de un centro de enseñanza público de Esquipulas, Matagalpa.

Toruño aseguró que están cerca de llegar a una resolución y que conocieron del caso luego que la estudiante de 10 años de edad confiara a su madre que era víctima de abuso en el colegio.

Ante esto, dijo, se tomaron las medidas necesarias, entre ellas un dictamen médico legal que comprueba que hubo un daño psicológico en la menor de edad.

El otro caso corresponde a Managua. Toruño informó que aunque no está sustentado mediante una denuncia formal, las autoridades están dándole seguimiento a la alerta de maltrato que sufría una  estudiante de primaria de parte de su profesor en un centro educativo privado.

“Un docente que apretaba a los niños y la chavalita llegaba adolorida a su casa, pero la estructura privada del centro lo está protegiendo”, argumentó.

Este caso, explicó, se encuentra actualmente en etapa de investigación. Hasta el momento, el centro envió a las autoridades una valoración del docente.

Limitantes
De acuerdo con Toruño, el abuso en colegios está “protegido” porque no existe cultura de denuncia y porque “los niños están acostumbrados a ser maltratados, ellos no lo consideran maltrato. Creen que los docentes tienen derecho a hacerles daño, inclusive físico”, indicó.

Asimismo reconoció como limitante la dificultad para probar el abuso. “En el caso de la escuela pública hay una valoración médico legal, donde se constata que hay daño psicológico para la niña. Empezamos la investigación y todas las autoridades se amarran, y es difícil hacerlas reflexionar. Estamos interesados en ese caso particular para usarlo como ejemplo”, refirió.

Maltratar no es educar
Josefina Vijil, especialista en educación, recordó que el maltrato era una práctica usual en décadas pasadas y estaban basadas “en una concepción de poder de los adultos sobre los niños en la educación”.

Desde 2009, el Ministerio de Educación (Mined) prohíbe el castigo físico en los centros de enseñanza.

En marzo del presente año el Ministerio de Educación ordenó el cierre definitivo del Jardín Infantil María Montessori, luego que se difundieran videos donde aparecía su directora, Nelly Márquez de Alonso, maltratando a estudiantes.

“El hecho de que esto todavía persista y persiste más en centros donde no lo imaginamos o no lo vemos, creo que quiere indicarnos el arraigo que tienen esas costumbres autoritarias y adultistas. Igualmente, están vinculadas al hecho de pensar que si los niños se portan mal o no están aprendiendo es por culpa de ellos, cuando hay que revisar el sistema, las normas, el currículum, la metodología del maestro”, acontó la experta.

Según la experta hay mecanismos de acompañamiento y supervisión en los colegios de varios países, entre ellos Honduras, que han permitido velar por el cumplimiento y la calidad de la educación.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus