Ernesto García  |  Humberto Galo Romero
  •  |
  •  |

Los triples asesinatos acontecidos en Managua y Acoyapa deben llamar la atención de las familias e instituciones de servicio, incluidas las religiosas, sostiene el vicario episcopal de Pastoral de la Arquidiócesis de Managua, padre Boanerges Carballo.

El religioso  dijo que los triples crímenes, cuyo origen ha sido la ambición de los hijos por quedarse con la fortuna de sus padres, son  hechos “extremadamente lamentables” que   dejan al descubierto una situación de "desajuste" en las familias.

“Estos hechos dejan al descubierto que ni la familia, ni la escuela, ni los religiosos hemos  descubierto el mundo interno de las personas;  porque muchas veces solo nos preocupamos por cumplir pénsum académicos o religiosos y nos olvidamos que la educación es  integral".
El padre Carballo expresó que asesinatos como los ocurridos recientemente deben llamar la atención a los religiosos, en el sentido de no olvidar la parte humana de cada persona.

Faltan valores
Para el pastor general Augusto César Marenco, el egoísmo y la carencia de valores son dos factores que han incidido en los asesinatos que han estremecido al país por la violencia y saña con la que actuaron sus protagonistas.

“Hemos visto como los antivalores están superando a lo bueno. El egoísmo en este caso es un antivalor. El interés material ha estado antepuesto, se ha patentado el desprecio hacia el amor familiar", afirmó Marenco.

El líder religioso sostiene que existe una relación esencial entre la psiquis de la persona y la construcción de la espiritualidad.

"Es la cosmovisión que cada individuo tiene del mundo, las concepciones que cada quien construye. Estos hechos indudablemente están relacionados con la orientación hacia el bien y el mal que ellos tienen. Es muy probable que los valores de familia, que son elementales, estén un poco débiles", aseveró Marenco.

Interés material
Marenco manifestó que se ha podido apreciar que los principales motivos expresados por los autores de asesinatos han sido el egoísmo y el interés material.

"En la mayoría de los casos, no han actuado bajo los efectos de alguna droga u otro atenuante. Han actuado conscientes sobre lo que están haciendo y la principal motivación ha sido el interés material hacia las posesiones que tenían sus padres o madres", refirió Marenco.

Finalmente, el pastor argumentó que la cosmovisión que los autores se han formado sobre sus padres o familiares es enrarecida, producto de los antivalores que con los que su visión del bien y del mal se va formando.

  • 3 parricidios se han registrado en Nicaragua en lo que va del 2015.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus