•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A petición del Ministerio Público, el juez especializado en violencia de Chontales, Leonardo Galvez, reprogramó la audiencia inicial contra Bernardo Guadalupe Sevilla Espino, de 22 años, acusado de asesinar junto con su hermano de 15 años a su madre, una sobrina y a la empleada doméstica. 

La audiencia que estaba fijada para hoy será celebrada el próximo viernes 3 de julio a las 10:30 a.m.          

El fiscal auxiliar Juan Carlos García explicó que solicitaron tiempo para recabar más información. 

“Estamos recabando elementos de pruebas y resultados de peritajes. Es un caso muy complejo, han surgido más pruebas testificales”, reveló el fiscal García. 

“Hay pruebas (que demuestran la culpabilidad del imputado) que van a salir a relucir en audiencia inicial” agregó el fiscal al sostener que “todo (el crimen) fue predeterminado, y planificado”, por Sevilla Espino y su hermano menor.

Graves delitos

Sevilla Espino es acusado por parricidio en perjuicio de su progenitora Ana María Espino, de 55 años, y de su sobrina Mayra del Carmen Sevilla Espino, de 20 años. También se le señala por abuso sexual y por robo agravado.  

También es acusado por asesinato en perjuicio de  Zenayda del Rosario Fonseca López, de 16 años, quien trabajaba como doméstica en la vivienda de Ana María Espino.  

Fue por dinero

Sobre el triple asesinato ocurrido el pasado 19 de junio en la casa de la señora Ana María Espino, ubicada en el barrio Buenos Aires de Acoyapa, el fiscal García sostuvo que “el móvil fue por dinero”. 

Relató que el 6 de junio el quinceañero acompañó a su madre donde el  abogado Aníbal Cruz Espinoza, para firmar la promesa de venta de 5 manzanas de una propiedad, en la comarca Los Mollejones de El Almendro, por C$160,000.

Según el fiscal ese día ella recibió C$100,000 y regresó a casa con su hijo.

Madrugada sangrienta​

Bernardo Sevilla Espino buscó a su hermano de 15 años en la finca Santa Martha, doce días después de que este viera cuando su madre recibió C$100,000 por el dinero de la venta de tierras. Ese día se sospecha planificaron el crimen.

“Bernardo (Sevilla Espino) estaba inconforme porque su sobrina Mayra había heredado. Estaba disgustado porque su mamá no le había dado más tierras y, además, porque la misma le vivía reclamando por despilfarrar la herencia que había recibido”, explica  el fiscal Juan Carlos García.     

La madrugada del 19 de junio se presume que los hermanos levantaron de la cama a su madre y la llevaron hasta la sala, donde previo a ejecutarla la intimidaron.

Se sospecha que le exigían el dinero “mientras Bernardo le ponía la pistola, la desnudaba y le realizaba tocamiento en sus partes  a su mamá, el adolescente le cortó la yugular”, narra el fiscal. 

Comentó que después ambos se fueron al pasillo de la casa donde se encontraba Mayra, quien fue estrangulada con un mecate y rematada de varias cuchilladas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus